Lars Boom: la suerte no se pide a gritos, se persigue

0
236
vistas
Lars Boom haciendo un corte de mangas

La imagen de la semana para muchos será la celebración de Lars Boom en su etapa del Benelux. Con el pelotón pisándole los talones, el neerlandés se cascó una butifarra, que le decimos en Catalunya, lo que vendría a ser un corte de mangas de toda la vida.

Dicen en CyclingNews que es la manera de expresar su cabreo por no ser llevado por el Lotto-Jumbo a la Vuelta. Curiosa forma de airear trapos sucios. Sabido es que Amsterdam se distingue por estrechas pero bien iluminadas casas, con buenas ventanas para aprovechar bien la luz del día, que en algunos momentos del año, debe ser paupérrima, pero no sé si en el equipo amarillo y negro quieren tanta transparencia y sinceridad en sus filas.

A Boom se le fue la mano en su reivindicación, que venía vestida además por etapa y liderato, y le ha caído una multa en los siempre valiosos francos suizos. No es de recibo que cada línea de meta se convierta en un acto de pataleta pública. La gente no va a una línea de meta y lleva a sus hijos, para que un tío adulto la cruce haciendo un corte de mangas.

Lars Boom es parte de esa pléyade de corredores que vieron pronto que el ciclocross se les quedaba pequeño. Aunque muchos pondrían solución a los problemas de la modalidad invernal, lo cierto es que parte del atractivo del ciclocross es eso, pequeñas carreras, reducido coto de estrellas y concentración geográfica, muy concreta. Y en ese atractivo está también su perdición.

Sin embargo Boom no valora las muchas oprotunidades que ha tenido para brillar. Ya no ahora en el Lotto-Junbo, anteriormente el Rabobank, y también en Astana por medio. Tiene más de treinta años, no queda mucho de aquel niño prodigio, portento rodando. Boom ha sido y es un ciclista que no ha dado la medida de lo que prometía. No ha estado en la pomada de las clásicas nunca, o casi nunca, y en el Tour su bagaje se ciñe a la etapa de adoquín que ganó hace tres años.

Magro resultado, como exigir estar en la Vuelta a España. Boom no corre una grande desde hace un par de años y su estrella se apaga. Que gane en la ruta lo que reivindica con cortes de mangas, que busque la fortuna en el Mundial con la orange. Eso sí que sería cargarse de razones en un equipo con pequeño pero selecto palmarés tanto en Giro como Tour.

Imagen tomada del FB del BinckBank Tour

INFO

Para grandes marchas: Castelli

Publicidad

Deja un comentario