Las Árdenas en el foco

2
0
vistas

Roubaix es la culminación de la campaña de clásicas y su punto de inflexión. Nos vamos un poco más al norte, abandonamos Flandes y Pas de Calais, abordamos las Árdenas, el Limburgo y cogollo valón. Tierra inhóspita, de fértil arboleda, densa selva centroeuropea, allí donde Hitler claudicó, lugar donde anteriormente golpeó duramente “la France”. Una esquina de la historia.

¿Veremos esta estampa en las Árdenas?
Pero antes de que asome el sol de mayo, habremos clausurado la campaña de grandes de un díacon otras tres clásicas de perfil fondista buscando rostros muy diferentes a los anteriormente vistos por los mares de adoquín. Aquí, en esta tesitura, el ciclismo español siempre ha estado mucho más presente. Por razones múltiples, quizá por el molde vueltómano que se llama al podio de estos eventos. Salvo Gilbert el año pasado, y Rebellin hace ocho, contamos buenos fondistas entre sus concursables: Andy Schleck, Cadel Evans, Alejandro Valverde,… ciclistas con una gran vuelta en sus posibles.
Estos tres se espera sean del concurso inicial. Parten en los pronósticos. En la quiniela a priori  que tiene nombres españoles, principalmente tres. Tantos como clásicas se disputan, ¿se imaginan un reparto salomónico? Conociéndoles, ninguno lo firmaría.
Iniciamos con Alejandro Valverde, el mejor español de siempre en estas carreras. Conoce el podio de los tres e incluso cuenta con dos Liejas y una Flecha. Qué diremos de él. Es óptimo para estas citas, aguanta la rueda de los mejores, es poco dado a aventuras “made in Boonen”, se reserva, pertrecha, observa pero no se precipita. No quiere flecos, sabe que la suya es una carrera que se mata en el embalaje final, goza de una punta de velocidad privilegiada, como ningún otro rival atesora.
La Lieja, la más prestigiosa de las tres, le beneficia como a nadie, por que en finales en cuesta tipo Flecha se muestra menos contundente. Y es aquí donde su excompañero Joaquim Rodríguez donde puede jugar baza ganadora. Purito lleva un año enfocado a estar a tope en este ciclo y parece en disposición de estarlo. Sinceramente salvo Philippe Gilbert y el mentado Valverde, está en condiciones de ser el hombre a batir en Amstel y Flecha, carreras que finalizó segundo hace un año, sólo superado por el fenómeno valón quien llega ahora a su auténtica prueba de fuego después de dos meses sembrando incertidumbre. Purito cuenta además con un excelente equipo y por si fuera poco le llega un confidente, Oscar Freire, quien conoce cómo planifican en Rabobank la carrera más importante del año para estos.
En tercera línea contamos con la carta naranja. Que Samuel Sánchez está en forma no es un misterio, pero que quiera emplearse en la fábrica nos deja dudas. Samu es un ciclista que desde lo conocemos es perfecto para estas lides, sin duda, pero su ajetreo de objetivos le ha llevado por otros caminos, algunos como el Tour donde curiosamente ha rallado a mejor nivel que Valverde pero que sin embargo parece siempre lejos de sus límites. De la mentalización que preste a estas citas, a Samu las Ardenas le pueden deparar una grata sorpresa. Ojalá le seduzca la idea. 
Fotografia tomada de www.zikliamatore.com y www.biciciclismo.com

Publicidad

2 COMENTARIOS

  1. Personalmente me gustan mucho las clásicas de las Ardenas, con esa mezcla de especialistas en carreras de un día y otros que a pesar de ser "vuéltomanos" compiten con claras opciones de victoria. Sin el Gilbert del año pasado se presentan muy abiertas y parece que serán muy interesantes, con varios españoles entre los favoritos. Estaría bien que Freire ganara la Amstel para dedicarsela al Rabobank…

Deja un comentario