Las aristas de la cantera ciclista

0
62
vistas

El otro día, hace un par de semanas más o menos, el Club Ciclista Sant Boi presentó un grupo de 75 ciclistas, una cifra que habla a las claras de su labor y el valor de la misma, porque reunir esta ingente cantidad de personas con la bicicleta por bandera es harto complicado. Os dejamos con el cabeza visible de este proyecto, nuestro buen amigo Jesús, que nos habla de las bambalinas de tan esperanzador proyecto.

Conseguir aglutinar tanta cuantía de ciclistas nos deja ver que dentro de estas generaciones tan acomodadas, sigue habiendo chavales con ganas de luchar y marcarse objetivos dentro del deporte, dispuestos a entrenar siete días por semana y a mantenerse al margen de otras aficiones menos sacrificadas. Tener tantos corredores también tiene su parte compleja en la gestión de estructura, vestuario, personas que les dediquen su tiempo llevando planificación, entrenos, seguimiento y viajes a carreras, etc…

Por eso el apoyo de los padres es vital en cuanto a la parte emocional y soporte y también a nivel logístico, desplazándose a todas las carreras de un día acompañando a sus hijos. En lo que se refiere a las vueltas y copas de España, es el equipo quien desplaza a los corredores. Los gastos a día de hoy son compartidos pues se hace insostenible mantenerlos como club.

Los chavales se decantan por el ciclismo muestran dudas de inicio. Ben lo duro y difícil que es, por ejemplo, el mero hecho de aguantar el pelotón o un entreno del equipo. Creo que aquí, en Sant Boi, tenemos un grupo humano de corredores y amigos muy consolidado, ellos absorben a los nuevos, les hacen sentirse participes del proyecto, les involucran, y esa corriente positiva que generan, hace que los nuevos corredores se crezcan y acaben teniendo mucho que aportar al equipo. El ciclismo les da capacidad, les hace sentirse diferentes y eso es un valor añadido en sus vidas.

Porque, aunque  parezcan tópicos, este deporte les enseña sobre el  esfuerzo, compromiso, sacrificio e incluso valorar el resultado, sea cual sea, aunque fuera acabar el último. Un deporte tan duro y que exige tantos cuidados personales y dedicación, enseña a los chavales a cuidar los detalles, a que nada se consigue sin sacrificio, eso es toda una escuela de vida de la que hacen gala en otros ámbitos personales. Sin duda el ciclismo educa y forma a las nuevas generaciones.

Está claro que las dificultades económicas de las familias son un punto a tener en cuenta, pero lo peor que vive nuestro deporte es que carece de organizadores. Las personas que organizaban carreras toda la vida van desapareciendo o son muy mayores, los clubes no tienen relevo y mueren. Catalunya tiene muchos clubes, pero que hagan ciclismo muy pocos, entendiendo hacer ciclismo el fomentarlo y organizarlo.

Muchos clubes tienen equipo pero no organizan, no contribuyen a organizar carreras, y sin carreras los ciclistas están de más. Para nosotros, como club que organiza cuatro carreras en diferentes categorías, sería mucho más fácil ahorrar ese dinero de organización e inyectarlo a los equipos, pero entendemos que la organización es a veces más importante que los propios equipos.

Últimamente tenemos muy poco calendario en Catalunya, y salimos a correr muy a menudo fuera, el despliegue de tiempo y económico es muy grande y se hace difícil de sostener.

Por Jesús Ruiz, presidente del CC Sant Boi

Imagen tomada del FB de Jesús Ruiz 

INFO 

Cuál es tu primer recuerdo con Orbea??? 

1

Deja un comentario