Las caras de Niza

0
23
vistas

No son necesarios grandes puertos, ni desniveles de cabras, ni maratonianas jornadas,… es necesario sal y pimienta, gato y raton, un momento, una chispa y todo salta por los aires. Geraint Thomas salió de líder de la jornada reina de la París-Niza, pero era consciente de las cosas no iban a acabar así. No lo iba a tener fácil, no lo tuvo.

Alberto Contador, siempre Contador, sublime de verdad, sin excusas ni burdos comentarios, ha caído como un grande, como el ciclista que es, del que nos podemos sentir orgullosos, no cabe otra lectura porque así ha sido. Templó, atacó a fondo en Col d´ Eze, otrora su fortín en la carrera hacia el sol, con Majka vestido en zapador y puso a Geraint al límite. Sencillamente lo tuvo a su merced. Contador no rompe como antaño, pero no desiste, no baja los brazos y aunque su retórica nos haya saturado muchas veces, en esta ocasión, chapeau.

Pero a la subida le sucede la bajada y ésta fue tremenda. Menos de veinte kilómetros de curva y contracurva, vestidos de incertidumbre y una persecución infernal. El mejor ciclismo de los últimos años, sin duda, sin vacilar.

Thomas lo tenía perdido, incluso la rueda amiga de Henao le quedaba grande, pero se rehizo, desde la derrota casi mascada, casi saboreada, con una persecución de las que le hizo celebérrimo en los velódromos, porque en su tierra le tienen como lo que es, como una deidad.

Cosas curiosas pasaron. El papel de los Lotto por ejemplo, tirando por delante, tirando por detrás, menos mal que Wellens ganó, porque Gallopin, ciclista que nos encanta se vació por Thomas y puso, por ende, en peligro su triunfo.

No vamos a ocultar ahora que la victoria de Thomas nos alegra porque es justa, pone en solfa una de las trayectorias más notables de los últimos años y premia miles y miles de kilómetros de incondicionalidad para otros compañeros. Lo dijimos en su momento, si Thomas gana en Niza puede haber un punto de inflexión. Wiggins la ganó y así fue y para optar al Tour, el premio más gordo, hay que pasar por estadios intermedios.

Felicidades chicos, una excelente carrera, una de esas historias que nos reafirman en que el ciclismo es el deporte más bello del mundo.

Imagen tomada de @ParisNice

INFO

Hemos estado en el Bayren de Gandía, conociendo sus facilidades para ciclistas, en breve reporte, sólo un adelanto, nos ha gustado mucho 

Deja un comentario