Las cositas del ciclismo anglosajón

0
2
vistas

La raíz latina del ciclismo rara vez ha rozado tan bajo ante su alter ego, los países anglófilos. A la acumulación de triunfos importantes en las huestes de estadounidenses, ingleses y australianos, principalmente, dominio que no sólo se plasma en carretera sino también en pista, se le suman noticias de diversa índole y pelaje que hablan del peso y trascendencia que está tomando esta mitad del ciclismo.

Por ejemplo tres perlas. La primera es de Lance Armstorng, corredor machacado hasta el abuso, sin haber reparado que el sistema que ahora le hunde fue el primero en elevarlo al altar y pedirle ingentes sacrificios en pos de un récord que se antojó inhumano. El americano ha cumplido con el encargo del COI y ha devuelto la medalla de bronce que se colgó tras la crono de Sidney. Al margen del ridículo que implica rearbitrar cosas que pasaron hace trece años, exactos además por que aquellos Juegos fueron en septiembre, malo esto de revisar y revisar ¿qué logras al final? Armstrong pierde su presea, pero no se la pueden dar al cuarto en esa ocasión, que no fue otro que Abraham Olano.

Uno de los más críticos con Lance Armstrong y aquellos que hace de la trampa una cuña en su éxito ha sido Bradley Wiggins. En el capítulo de Sean Yates basado en el Tour de 2012 cuenta que el inglés quiso dejar la carrera por un “inesperado” ataque de Froome. Entendemos que para Brad el ciclismo es eso, recalar en un equipazo y que tu peor enemigo sea tu segundo de a bordo con el fin de no importunar. Si el dopaje es una flagrante vulneración de la competición limpia y directa ¿qué es esto?

Y dado que por este lado del Atlántico están que todo se lo llevan, la Vuelta a España que está realizando Chris Horner desafía cualquier principio de la edad, el desgaste físico y norma que tenga que ver al respecto. De “increíble” ha calificado el rendimiento Nibali de Horner, algo que lleva implícita una segunda lectura mucho más allá del halago. Ahora mismo, en el punto que estamos y cómo evoluciona el ciclismo, que Horner gane la Vuelta no sé si será o no un bien para este deporte, lo que sí es obvio es que la mejor carta de presentación no es. 

Publicidad

Deja un comentario