Las deudas que Valverde ya saldó

0
213
vistas

El otro día pude dar mi opinión en Radio Marca sobre la resolución de la Operación Puerto, que no fue muy diferente a la que expresamos hace una semana en este mal anillado cuaderno. Todo lo que se vincula a este caso es podredumbre y opacidad, nada es claro, y menos sencillo de entender. Ni siquiera la operación maquillaje que Carlos Arribas menciona en el corte de radio, “demostrar que en España las cosas sobre dopaje se saben resolver bien”, creo que logre el objetivo de toda esta pantomima.

A coalición de este fallo, he leído la entrevista que Fran Reyes le hace a Alejandro Valverde, entre vueltas, recién coronado podio del Giro y proclamado gregario de lujo para Nairo en el próximo Tour.
La primera pregunta de Fran es buenísima:

¿Cuántas entrevistas te han hecho esta semana?

Ninguna” resuelve el ciclista. Curioso, es más, tremendo, uno de los nombres más vinculados a la OP, que incluso cumplió sanción, no ha recibido llamada alguna una vez la pesadilla llegó a su fin. La circunstancia me recuerda a la operación contra dopaje realizada estos días en Sabadell, que se hizo por una alarma venida de fuera, como si aquí estuviéramos con los ojos cerrados ante la realidad.

La entrevista sigue, y el periodista entra en la OP y todo lo que le rodeó. Valverde ya no tiene la contundencia de antaño proclamando su inocencia, incluso cuando su sanción fue fruto de procedimientos no muy claros por parte de las autoridades italianas. “Pues… Eso salió ahí y ya está. Yo he sido sancionado. No sé si ha sido una sanción más justa o menos justa, pero cumplí mis dos años y ya está”.

Dice que lo ha olvidado, y hace bien, porque recuerdo que los años anteriores a su sanción fueron un infierno en el que las ruedas de prensa eran auténticos interrogatorios con luz y taquígrafos para arrancarle una confesión respecto a los “papeles de Eufemiano”.

El asterisco que siempre le han puesto al murciano, por eso, no le ha dejado de acompañar y aunque menos, siempre surgen voces, algunas desde fuera, otras en el anonimato de las redes, que ponen en cuarentena todo lo que ha logrado estos años, que no ha sido poco y que no desentona con los registros que ya atesoraba antes de ser sancionado.

En este caso siempre hemos tenido una opinión muy clara: creo que Alejandro Valverde ha sido un gran privilegiado porque se le guardó el sitio que la inmensa mayoría de los implicados perdieron. Ha conseguido salir adelante y como digo ha mantenido, más o menos, el listón de antes de la sanción cuando hemos visto que otros corredores no han sido capaces -allá cada uno con su interpretación-. Lo que sí que está claro, y queremos al menos dejar patente, es que el ciclista pagó por ello, estuvo dos años fuera de competición, se le quitaron algunos triunfos y otros los mantuvo, pese al acoso que sufrió. Ahora, muchos años después ha competido en la grande del país que le estrechó el cerco y no creo que haya sido casualidad, a pesar de su querencia por el Tour y la Vuelta, sin embargo, como en la vida, las etapas pasan página y Valverde lo ha hecho, y además con grandeza, generando un palmarés irrepetible y sobretodo transmitiendo una pasión fuera de toda duda por este deporte. Será curioso ver si salen los nombres de las bolsas durante el Tour. Si sale el suyo, habiendo solventado ya su deuda ¿qué cara pondrá?

En otro orden veremos qué hace en Río, conociéndole cualquier cosa es posible, aunque si tiene el día inspirado será complicado no verle levantar los brazos. Aún recuerdo como jugó Vinokourov con todos los de la fuga de Londres 2012, fuga en la que estaban Valverde y Luisle.

Ah, y lo de ir al Tour a verlas venir, hasta que no le veamos fuera de concurso, preferimos nos pronunciarnos.

Foto tomada del FB del Giro de Italia

INFO

El modelo Cruz Cyclone es un portabicicletas de bola de remolque para 2/3 bicicletas abatible y con antirrobo

Publicidad

Deja un comentario