Connect with us

Las ganancias marginales de Cadel Evans

Ciclistas

Las ganancias marginales de Cadel Evans

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

La maglia rosa que reposa estos días sobre las espaldas de Cadel Evans supone el cuarto capítulo del idilio iniciado hace doce años por el australiano con la mejor carrera italiana. Evans se postula como el favorito mejor situado y más íntegro en sustos y salud ante la segunda mirad de esta carrera que en su tramo inicial ha ofrecido poco más que caídas, abandonos y nervios.

Cambrils ZC, Gran fondo

Pero no es casualidad que Cadel Evans esté en el lugar que ahora mismo ocupa. Consciente de que en un mano a mano en la montaña con Nairo Quintana, Rigoberto Uran y Domenico Pozzovivo no tiene muchas opciones de salir ganador, el canguro se ha dispuesto a trazar una línea de regularidad como su mejor arma ante tan desigual pulso. Evans plantea etapas consideradas de transición como sus mejores aliadas, y más en un entorno de caos e incertidumbre como el que envuelve esta carrera. Caos e incertidumbre agrandados por la lluvia y el suelo mojado. Sin ir más lejos en la décima etapa, la tercera de Nacer Bouhanni , se le vio delante y bien colocado, salvando una caída que no picaba tiempo pero sí pudo hacer mella en el físico de más de un favorito.

Así Evans ve en jornadas como Montecassino su mejor caldo de cultivo para aplicar una particular teoría de ganancias marginales, que como vemos en la general sumadas no son pocas, en la que consigue aplicar con éxito normas elementales en la supervivencia a un pelotón desordenado. Por ejemplo es muy difícil verle mal situado en los momentos decisivos, siempre se rodea de su equipo y completa las dificultades con una técnica digna de elogio.

Cadel Evans no es espectacular, si fuera una selección de fútbol, sería la italiana, pero es efectivo y ha sacado un palmarés, ahora que por edad le vemos cerca de su final, envidiable que trabaja en mejorar en un Giro que pensamos aún tiene lejos de su alcance. Evans es un gran fondista pero salvo el Tour que ganó, al que contribuyeron otros como los Schleck y su horrible forma de correr, siempre se le conoce una mala jornada. Nibali y Basso pueden dar fe de esa endeblez tan bien ocultada en un físico corpulento como el suyo.

Pero todas estas ganancias se ensamblan en una argamasa invisible para nosotros desde fuera, pero clave en el entramado: tiene una gran fe en sí mismo. A pesar de los cantos del cisne que muchos le vaticinan, dejando de lado las no pocas críticas que recibe su firma de correr, Evans sigue a lo suyo, con su método hasta el final y sin torcerse un renglón de lo dictado. Veremos si esto es suficiente para lo que queda, no obstante, pase lo que pase, no lo duden, Evans no variará.

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Ciclistas

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio