Las goteras del Team GB no fueron tales

0
23
vistas

Halo de despedida, siempre tristón y plomizo, envolvía la vuelta de honor de Chris Hoy a lomos de una bicicleta de carretera por la superficie de pino siberiano del London 2012 Velodrome. La que fue primera instalación en estar lista para el evento y garante de varios premios de arquitectura fue un semillero de oros y podios para una delegación anfitriona que del ciclismo lleva sacadas algo menos de  un tercio de las medallas, que ahora mismo les sitúa sólo por debajo de las inalcanzables potencias de Chinas y Estados Unidos.

Abanderado de principio a fin
Hoy acababa de firmar un kerin impresionante donde Levy le pudo sorprender por fuera aunque sólo fuera por una decena de metros cuando quien más quien menos sabía que lo que había presenciado en estos seis días de competición ha sido una lección magistral de ciclismo bajo techo. Algo inigualable.
Andaban confiados los australianos. Se crecieron con su cuarteta y demás elementos ante el siempre anodino transitar británico por la olimpiada. Salvo contadas ocasiones, los de las islas no visten las mejores galas si no es para la cita olímpica. Grandes ocasiones. Los nombres cambian, paulatinamente, sin estridencias, pero los resultados siguen: siete oros de diez probables. Sólo faltaron las dos velocidades femeninas, donde Victoria Pendlenton padeció una sanción y el martilleo de la australiana Anna Meares, y el ómnium masculino, que al menos dio el  bronce de Ed Clancy, uno de esos desechos de pruebas desahuciadas reaprovechado para la carrera de seis carreras.
Para el resto tuvieron respuesta en forma de récords del mundo, como si la presea dorada no diera poderosos  argumentos. Sencillamente demoledoras las dos persecuciones colectivas y no menos contundente Jason Kenny en velocidad. Hasta para la amenaza de la supercorredora americana, Sarah Hammer, tuvieron respuesta con Laura Tott.
Dicen que estos días el velódromo de Londres ha padecido de algunas goteras. Nada que no pudiera disimularse, pequeñas filtraciones en zonas no decisivas para el normal desarrollo de la competición. Podían haber sido resquicios psicológicos para el Team GB, pero nada más lejos de la realidad. Y eso que la actuación del trío de velocistas, con una caída argumentada tan bien por su protagonista en la prensa que llevó a pensar en ciertos amaños, no fue la más pulcra que se desearía. Quizá por eso Hoy quiso en el keirin dejar claro que él lanza, desarrolla y gana el sprint con todos los toros a su rueda. Quizá por eso este macho alfa, y omega en estos Juegos, sepa que eso de Sir se escribe con mayúscula.

Foto tomada del Telegraph

Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,…

Publicidad

Deja un comentario