Las incómodas verdades del ciclismo español

0
304
vistas

Empieza la Vuelta, la fiesta, el ruido, vienen con ella. Mirad un momento el recorrido, esa joya que cada año brilla, según sus creadores, y asegura que veamos una carrera de postín. Miradlo. A mí me recuerda lo del payaso de Micolor, una carrera hecha de parches. Nos quedaremos con la forma, etapas en alto, más de diez, sin casi cronos, y mucho espectáculo, sobre el papel. El fondo es otra cosa. Una comunidad, Galicia, acoge siete etapas, siete nada menos. Luego un tránsito por el norte y desenlace en la costa de Levante, entre las tres provincias valencianas, aupando un alto con escasa tradición ciclista como Aitana a cima estrella, a 24 horas de Madrid.

El recorrido es el espejo del momento del ciclismo español, una forma de leer que aquí cuesta horrores vender este deporte que en medio mundo causa furor. Con mercados emergentes llamando a la puerta, nuevos actores desvirtúan en circo y lo dejan a merced del poderoso caballero. Articular una Vuelta como las de antes, de las que visitaban el 80% del territorio ibérico, o es imposible o tan complicado que el esfuerzo es en balde.

El recorrido es uno, ahora viene la expectación. Este año está garantizada por Alberto Contador que arrastra la España que ama el fútbol y todo lo lee en clave de victoria o derrota o forma de celebrar el triunfo. Contador, siempre lo dice cuando corre en España, se siente querido por esa masa informe que en dos semanas estará a otra cosa, porque en el fondo el ciclismo se la pela. Viene aquí la segunda lectura, con los escrutadores de medallas de los Juegos Olímpicos y la Liga de fútbol en fase inicio, ¿quién mirará la Vuelta?

Hace cuatro años la organización se vanagloriaba del duelo a tres entre Purito-Contador-Valverde, ahora uno de ellos se ha retirado, el otro llega con dos grandes en las piernas y el madrileño, retirado del Tour. Y no os engañéis, a esa masa informe que dice seguir la Vuelta le da igual que venga Froome, Nairo o Van Garderen, porque ellos no valoran la calidad ni los nombres, valoran la dificultad a la que el español de turno se ha de enfrentar.

¿Qué hace Unipublic como garante de la Vuelta por el ciclismo español? pues no mucho la verdad. Ellos, con la Vuelta, son el escaparate, recogen el trabajo de años y años de clubes y gente del ciclismo para disfrutar los Puritos, Contadores y Valverdes de turno, de dónde salgan, o cómo surjan, es indiferente. No se invierte en otras carreras, no se apuesta por otras categorías. España tenia un rico calendario de vueltas que se ha ido al garete y nadie lo resucita. Ese calendario es perfecto para que nazcan los talentos que tomen el relevo.

Ayer José Manuel Olivan puso un tweet en el que comentaba que hay más ciclistas franceses que españoles en la Vuelta, esa es la realidad, la incómoda verdad del ciclismo anfitrión de la carrera que será algarabía y estruendo durante las próximas tres semanas.

INFO

En Peñíscola, Gandía,… Hoteles RH en primera línea de la Vuelta

Publicidad

Deja un comentario