Las jerarquias del Movistar

0
77
vistas

El prólogo de este Giro de Italia ofreció muchas lecturas y pocas certidumbres, entre las que sin duda se sitúa la primera maglia rosa de la carrera, Tom Dumolin, quien pese a ser ninguneado por la enfermedad de Fabian Cancellara, se ha calzado la primera pieza en juego y presenta su candidatura para el final. En la Vuelta todos esperaban que cayera uno de esos días de cabras que plantearon y poco más y no lo cuentan.

Es el juego típico de la prensa a lo largo de los años, hay cartas marcadas, nombres que se dirigen a los titulares aunque a veces, su segundos espadas les pueden acabar por amargar el trago. Pasó con Dumolin y Cancellara, y creo que puede ocurrir entre Andrey Amador y Alejandro Valverde.

A saber. Amador, el costarricense que ha hecho historia en el exiguo historial ciclista de su país, es el vigente cuarto puesto en el Giro de Italia. El año pasado hubo un momento, un instante en el que pudo haber optado, porqué no, a abordar el podio del Giro. Fue en la etapa de Aprica, con Landa y Contador por delante, Fabio Aru estuvo a punto de explotar, de irse para el fondo del pelotón, pero si algo tiene ese sardo flaco y de prominente sonrisa es que nunca deja nada por entregar y eso le salvó.

Si Amador, en clara progresión, coge y remata ese día a Aru, quizá las cosas hubieran sido muy diferentes, o quizá no, porque Aru acabó el Giro fuerte y podría haber remontando. Sea como fuere Amador se ganó galones, se hizo acreedor de más confianza y al año van y le ponen a Valverde, quien debuta aquí cuando está literamente de vuelta.

Sabéis la admiracion que en estas líneas tenemos por Valverde, el ciclista más singular, por extraordinario, de la historia de este deporte en España, pero Amador se ganó una confianza que creo que no está siendo correspondida. El propio Unzué se demostró sorprendido hablando con Alix y Chozas en Eurosport por la performance de su pupilo en la etapa de inicio.

Amador acabó arriba el prólogo y también la segunda etapa. Esto no ha hecho mas que empezar, y Valverde se ha ganado sin discusión la confianza de los suyos en cualquier terreno o circunstancia pero ojo porque el “tico” también, y en ese equilibrio de fuerzas creo que el centroamericano tiene las perder.

Y no hay referentes muy lejanos, cabe irse a Romandía y al “affaire” entre Ion Izagirre y Nairo Quintana, para que el colombiano sumara el premio suizo a su selecto palmarés, se ha sacrificado al pequeño de los Izagirre, vestido de amarillo. En su momento lo comentamos, y ahora con Amador-Valverde tenemos la misma perspectiva, es obvio que los equipos tengan sus jerarquías, pero pensar en los que buscan hacerse un hueco, tampoco está de más.

Imagen tomada de FB de Movistar Team

Publicidad

Deja un comentario