Connect with us

Las lágrimas verdes de Marcel Kittel

Marcel Kittel abandona el Tour

Ciclistas

Las lágrimas verdes de Marcel Kittel

Cruz – LEadboard2 Post
Tiempo de lectura:1 Minuto

Todo parecía indicar que Kittel, esta vez sí, se iría de verde.

En el Tour los maillots llamados secundarios tienen importancia capital. Verde, blanco y el “dot polka” son prendas cuyo acabado es iconografía de la carrera y del ciclismo. Todos recuerdan la leyenda de la que beben Van Impe, Virenque, Kelly o Zabel, por poner cuatro ejemplos, que vistieron las galas de la montaña y la regularidad en más de una ocasión haciéndose eternos a nuestro recuerdo.

Incluso podríamos decir que el maillot verde fue un par de años la única y mejor alegría que se llevó Peter Sagan del Tour de Francia, a cuya edición presente acudía con la intención de ganar una vez más la preciada prenda y no pudo pasar de la primera semana.

Viene esto a cuento por Marcel Kittel y lo tremendo que es este deporte. ¿Puede un tío que ha ganado cinco etapas irse llorando? pues sí, y lo vemos en Kittel y su imagen plegado, roto por fuera y por dentro, en el coche de equipo toda vez que decidió abandonar el Tour.

Las últimas jornadas habían sido las del acoso y derribo de Michael Matthews, quien contra todo pronóstico realizó una remontada sensacional en la jornada de Romans-sur-Isère, ganando sprint intermedio y en meta, en medio de un trabajo ejemplar de su equipo.

Castelli-LDB2

Quizá vosotros los recordéis, pero yo no tengo fresca la imagen de un equipo trabajando a una por un maillot verde como el Sunweb ha realizado estos días. Y atención, que los “bianconeros” ya tienen el de topos con Warren Barguil.

Camino de Serre Chevalier, Kittel cayó en la panza del grupo, Barguil también aterrizó bruscamente, y se apeó poco después de su máquina. Es desde luego la imagen de la contradicción, el velocista que quizá mejores llegadas haya protagonizado en los últimos tiempos, con un registro anotador realmente abrumador para sus rivales, camino precipitadamente de casa.

Yo no sé si Kittel se veía de verde en París, pero era un objetivo muy realista, era completar el círculo de mejor sprinter de la carrera, podría haberse llevado alguna más, y ganar más de cinco en el Tour es algo que ni el mejor Cavendish pudo hacer, y encima adornarlo con una prenda que vestiría esa catarsis que Kittel siempre quiso aplicar al ciclismo alemán, ese que se enorgullece de su presente y quiere olvidar pasados recientes, como el de Erik Zabel, uno de los mejores de la historia de la clasificación.

Imagen tomada de @marcelkittel

INFO

Ingeniería italiana en cada costura de este conjunto de Castelli

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Ciclistas

Inicio