Connect with us

Las mil decepciones de Igor Antón

Ciclistas

Las mil decepciones de Igor Antón

LBD Cambrils P

Os voy a contar una interioridad. El primer post que escribí sobre Igor Anton, hace unos meses, me sirvió para darme cuenta de que el blog crecía e influía más allá de lo que un servidor creía. Lo que dije fue esto, ya ves tú.

Vaya la que está liando

Durante la jornada de descanso de la Vuelta, Igor Antón comentó que ser quinto viendo los cuatro primeros de la general sería un excelente resultado. Yo soy director del Euskaltel y rompo a llorar. Un ciclista, cuyo caché no sé pero entiendo que no será pequeño, que ha generado tantas expectativas, que prácticamente ha centrado su año en la carrera que le ocupa –mientras esos cuatro que cita ya vienen con deberes hechos-, no puede demostrar tal nivel de autocomplacencia.

LBD Campus Melcior M

En Eusklatel las figuras desde que Anton ganará en Calar Alto hace cinco años han salido a razón de una o dos al año. Han exportado talento a equipos rivales y foráneos y no descuidado el planteamiento de inicio: todo a la base. Con ello han conformado un grupo humano a su alrededor fiel hasta la saciedad. En el Tour cada año lo vemos, y allí ciclistas de cuño naranja emergen para enloquecer a los suyos. La carrera que hizo Gorza Izaguirre y también Egoi Martínez sostuvo ese argumento este año. Si miramos atrás veremos otros nombres. Allí, en el Tour, Igor no quiere ni aparecer.

En este maraña de artesanía, enredada en la globalidad de un deporte que crece con acento anglosajón, Anton no es consciente de la suerte que tiene y de que en otro equipo le habría puesto las pilas, como creo que habrán hecho con Luis León Sánchez en Rabobank.

El año pasado usó el Giro para explicar su rendimiento en la Vuelta. Este no lo ha corrido, pero afirma no tener el punto de 2010, esa carrera en la que siempre figurará como ganador moral. El año pasado desconectó y se dedicó a su labores hasta que hizo su “bilbainada”, ganado una etapa en la que el sentido táctico de Marzio Bruseghin dejó mucho que desear. Quizá el italiano embriagado por el tremendo pasillo se dejó llevar y se vio naranja.

En esta Vuelta Igor no ha perdido aún las opciones de hacer algo grande. Los que tiene por delante seguro no han mostrado la debilidad que él sí ha aireado, sin embargo no están exentos de ello. Con todo decir que ser quinto es una buena opción, sería para hacérselo mirar.

Continuar leyendo
3 Comentarios
Inicio