Las prioridades de la UCI no sólo pasan por recortar

0
196
vistas

Hace unos días dimos cuenta de la entrada de David Lappartient como nuevo presidente de la UCI y algunas de las consecuencias de su llegada al cargo.

Lappartient, dijimos, tiene un intrigante parecido con el premier francés, es alcalde de su pueblo y bebe del ciclismo tradicional, el clásico, por el que muchos suspiran que vuelva.

Pues bien, el francés se postula fuerte. Insiste en cumplir algunos de los puntos que fueron el sustento de su candidatura. La UCI se ha latinizado, y donde Cookson, anterior presidente, y el bloque anglosajón ponía el acento, Lappartient y los suyos miran en dirección contraria.

En breves palabras, desde la UCI se quiere ir a menos corredores aún por equipo, ojo que ya para el año que viene las tres grandes quedarán en ocho por bloque, se pretende poner coto al pinganillo, se meterá mano a los TUE, algo que visto desde fuera sonaba a cierto desmadre con el descrédito que ello implica, y se pone el dopaje tecnológico en el punto de mira.

Como dije en su día Perogrullo.

Sin embargo la vuelta de tuerca del nuevo mandatario de la UCI es más intensa de lo ya anunciado y habla de equipos de hasta seis ciclistas por escuadra, lo que a mi entender sólo se podría proponer con una propuesta que hablara de cómo paliar la catástrofe que eso significaría para esa mal llamada familia ciclista que da de comer a no pocas personas por medio mundo.

Dos cosas se nos ocurren:

Con equipos de seis, cosa que en una gran vuelta me parece inviable, porque un mal paso en los primeros días puede dejar un equipo en tres o cuatro corredores casi de inicio, no sé si se garantiza el espectáculo, lo que sí se procuraría sería un paro bestial en el pelotón, donde ya hemos visto que equipos como el Movistar ha perdido efectivos en general porque quizá el capital humano ya no sea tan importante.

Otra cosa es que la UCI se pronunciara sobre las medidas para paliar ese nuevo recorte, por ejemplo, algún otro equipo en el World Tour, algún otro bloque que ponga más actores en la carretera, quizá sin llegar a esos pelotones que dicen son tan peligrosos, por ser tan grande, pero sí que palíe en cierta medida la deshumanización del ciclismo y todo lo que le rodea, porque esto es como la economía de una región, alrededor de todo gran negocio crecen otros y se asienta el entorno: aquí alrededor del ciclista hay auxiliares, mecánicos, masajistas, técnicos y si me apuráis hasta médicos y una industria auxiliar que también vive del cotarro.

El problema de la UCI es la demostrada incapacidad de sacar dinero, más si cabe de esto, el negocio necesario para que quienes apuestan no se vayan hastiados por no sacar parte del pastel. A Oleg Tinkov le tacharon de loco, pero no estaba tan equivocado en lo que decía, y sólo hay que ver que las marcas que invierten en ciclismo son las que son y en algunos casos apoyadas por la apuesta de la propia industria de la bicicleta, que no deja de ser una industria pequeña en posibilidades y publico frente a lo que pudieran ofrecer otras multinacionales que se mueven en otras esferas, esferas en las que ya están otros deportes, que no van a casa del cliente ni se mueven por medio mundo.

La UCI propone, pero ASO, dispone y creo que este deporte que siempre se mira al espejo para reconocerse necesita de otras muchas cosas que no sea el constante debate sobre el marco y la ley, porque al final cambiar tanto las cosas es como moverlo todo para que la normalidad se imponga.

Imagen tomada del FB de la UCI

INFO
La Gran Fondo Cambrils Park es una marcha que no sólo es una marcha

Publicidad

Deja un comentario