Las rarezas del Mundial contrarreloj pueden con Alberto Contador

2
1
vistas

Encogidos por la muerte de Víctor Cabedo, valorábamos LIVE las repercusiones del mundial contrarreloj en el momento en que Toni Martin cruzaba la meta y se desplomaba en su umbral. En ese momento pudimos realizar una primera reflexión sobre esta prueba que es un mundial pero que carece del calor y carisma de la ruta y fondo.

El Mundial contrarreloj encierra muchas singularidades. Una de ellas es la aparición casi en exclusiva de corredores en esta especie de competición. Recuerdo la primera edición oficial, que no oficiosa, cuando apareció Andrea Chiurato. Al año hizo lo propio Uwe Peschel en Colombia. Luego se asentaron nombres como Bert Grabsch, Michael Rich, Laszlo Bodrogi y Svein Tuft, todos excelsos croners anónimos durante muchos meses pero inspirados en el mundial de la modalidad. Incluso en ese listado estaría en tricampeón Michael Rogers.

Este año la selección española quería volverse de Valkeburg con una medalla en la crono tras las cosechadas por Olano y Mauri hace catorce años. La baza de Alberto Contador invitaba a ser optimista. Ello añadido a las ausencias. Pero por lo que sea el madrileño lleva sin gestionar su mejor momento desde hace muchos meses, me atrevería a decir desde el Giro 2011 del cual fue desposeído. Donde no le llegaron las aptitudes físicas le arribaron las mentales en la Vuelta que no exhibió su pegada habitual. El mundial no ha hecho más que corroborarlo.

Toni Martin se declaró sorprendido en la entrevista posterior a su segundo mundial por la caída de Contador. El madrileño no estuvo nunca en carrera. Una imagen del helicóptero demostró que iba de todo menos acoplado. Aunque nuestro tono crítico con el de Pinto nos ha delatado, esta vez hemos de aplaudir su empeño, pues pocos ciclistas hacen tanto por ser tan completos como él, atesorando grandes cronos en su carrera más allá de esta mala tarde que por cierto no sé si le debería hacer replantear su rol en el seno de la selección española ante el colapso de estrellas.

La crono en sí fue un muestrario de lo justa que llega la gente a este tramo de temporada. Corredores con buenas temporadas como Van Garderen o Kessiakoff anduvieron ajenos a un podio que acoge a una sensación llamada Taylor Phinney, un grande en ciernes sin duda. Si perdiendo una crono mundialista por cinco segundos se muestra así qué no hará si un día logra algo grande.

 

Para Víctor, dónde esté, un recuerdo enorme.

Publicidad

2 COMENTARIOS

  1. Un ganador de una vuelta de tres semanas no tiene más que peligro para afrontar una competición como un mundial a continuación. Todos los que andamos en bici en competición lo notamos. Ganas algo, lo que sea, lo festejas, no descansas y se acabó. Si ganas y sigues con tu rutina, sigues ganando. Las celebraciones han estado más que justificadas, los tirones de pelo y llevarse las manos a la cabeza ahora, no lo están.

  2. Aún conmocionada por la muerte del joven Víctor Cabedo… D.E.P.
    Toni Martin se ha salido en la contrarreloj, verle en meta exhausto… dice mucho de el esfuerzo que tiene que haber realizado. Sin palabras de Taylor Phinney, cinco segundos y podia haber sido campeón del mundo con 22 años.
    Contador es de suponer que habrá pagado el esfuerzo de haber corrido la Vuelta.

Deja un comentario