Las razonables dudas sobre el Team Sky

0
15
vistas

Ocurre que un dominio tan aplastante como el de Team Sky desde tan tempranas citas de la temporada despierta alergias. No pasa con frecuencia que un equipo alimente un palmarés como lo hacen estos hombres de negro, si bien, las cosas tienen un porqué y en este equipo pocas cosas se mecen al azar.

Si miramos con eficacia lo que este grupo, adinerado como ninguno, ha estado haciendo estos últimos años, entenderemos por qué está donde está. Han fichado a capricho pero no a ciegas. Ha formado un puzle excelso y completo. Tiene dos o tres hombres por puesto y cometido. Han creado un rodillo. Una máquina perfecta. Suman líderes que resuelven a una corte de gregarios que anda casi como los rivales, si no más en casos puntuales. ¿Qué hay de extraño en que dominen?

Con ello no digo con esto que alguna de las personas que sospeche que aquí no todo es ejemplar tenga razón. La historia nos remite al US Postal de forma irremisible. Un equipo que llevó a los pelotones de medio mundo tan deprisa que ahogaba cualquier tentativa rival. Sky es como aquel US Postal pero más dotado, con más gregarios, con más medios,… al punto que pueden disputar con éxito dos pruebas como Niza y Tirreno.

Pero hablar de trampa en la medida que lo hizo el US Postal es más complicado pues en este tiempo las cosas son más complejas, y no por que crea que el sistema antidopaje sea más eficiente, que posiblemente lo sea aunque no las tengo todas conmigo, si no por la retórica que el equipo inglés ha adoptado sobre la cuestión.

En efecto, si al Team Sky le pillan en un renuncio en cuestiones de dopaje el golpe sería demoledor, sobretodo en el tercio anglosajón donde se presentaron como garantes de integridad. Imaginen si después de tan talibán discurso contra la trampa les sacan un positivo. Su carga simbólica sería terrible por integrista retórica y por que tocaría de muerte este deporte en un mercado donde resulta muy popular.

Xabier Usabiaga describe con precisión en el blog de Biolaster cuestiones técnicas que a un servidor se le escapan, pero que nos dejan una duda: por mucho que conjeturemos sobre lo que hace Sky para preparar a sus chicos, su método, o parte del mismo, debería ser de dominio público entre preparadores y técnicos, pues su forma de trabajar con los medidores de potencia no es tabú en el pelotón.

De cualquiera de las maneras el efecto sorpresa siempre cabe, al tiempo que Dave Brailsford completa que sus chicos son humanos, la cuadra inglesa está rodeada de lobos de medio mundo, y eso tarde o temprano te hace fallar.

Deja un comentario