Connect with us

Las revalidas francesas

Mundo Bicicleta

Las revalidas francesas

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

Pasa el tiempo, las décadas, que no años, nos caen como castañas, y vemos que ya son más de treinta años que un francés no gana el Tour de Francia, duro trago para la cuna del ciclismo como la entendemos, pues es el lugar donde nació gran parte de la cultura que prenda hoy lugares por todo el mundo y que acoge el “Evento” con mayúsculas.

Desde 1985, cuando Hinault ganó con la hueca promesa de dejar a Lemond el siguiente año, muchos han quedado por el camino de la gloria en su país. El momento más doloroso fue sin duda la derrota en su casa, en su avenida, de Laurent Fignon en manos del americano volador, Greg Lemond.

Cambrils ZC, Gran fondo

En estas tres décadas no han habido muchos franceses en el podio, incluso hubo ediciones en las que los anfitriones ni pisaron terrenos del top ten. Richard Virenque pudo haberle metido mano a Jan Ullrich en aquella jornada de los Vosgos hace 19 años. Pensaba el arrogante francés que tendría más ocasiones, pero a la siguiente salió del Tour expulsado por el affaire Festina. Hace un par de años Peraud y Pinot estuvieron en un podio enrarecido por la masiva ausencia de figuras, por uno u otro motivo. Grandes ciclistas como Laurent Jalabert o Christophe Moreau sondearon el podio, pero se quedaron a un paso. También Luc Leblanc, Charly Mottet e incluso Jeff Bernard, tercero en 1987.

Ahora, muchos años después el ciclismo francés se enfrenta a su historia con una renovada generación que buscará en dos terrenos reverdecer los laureles del pasado. Para la general suenan, como no, Thibaut Pinot y Romain Bardet. Por partes, hablamos de dos ciclistas mayúsculos, el primero escalador asustadizo en los descensos que ahora gana cronos ante la plana mayor. El otro un inteligencia académica al servicio de unas piernas cargadas de fe. Su etapa reina en el Duaphiné, donde no se amedrentó ante Contador y Froome, lo atestigua.

Los dos tienen ante sí el Tour que marcará su progresión, una suerte de punto de inflexión. El tercero en la terna es el que aún opta a premio de mejor joven, Warren Barguil, quien en Suiza demostró estar a punto. Un top ten para el del Giant parece un premio probable, pero atención, porque si algo comparte con sus dos compañeros de terna es que es un ciclista sin miedo a perder por mucho que tenga ganado en la carretera. Puede ser, otro más, uno de esos elementos desestabilizadores que quizá no gane, pero sí decante la balanza.

Escondido pero en franca progresión, Julian Alaphilippe es la baza más ambigua. De poderoso final en las clásicas, no para de crecer en las subidas, puede ser outsider a brillar en las primeras y complicadas etapas, pero creo sus miras pueden centrarse en el blanco, donde colisionará seguramente con Barguil. Carta ganadora de hoy, pero sobretodo de futuro.

En las llegadas también hay otro que espera dar el salto. Bryan Coquard lleva una temporada de impresión, pero en el segundo nivel. Aquí tendrá la velocidad alemana más el siempre imprevisible Cavendish y algún otro para medir su progresión. Será el del Direct Energie la mejor opción gala en la velocidad, porque Arnaud Démare se cayó de la lista de una FDJ que lo juega todo a Pinot, y Nacer Bouhanni se lesionó la mano en una pelea, un hecho tan lamentable como ilustrativo de que a éste o le encauzan o se encauza, porque perderse el Tour por una pelea es comprometer el trabajo e ilusión de un equipo y muchas personas para que estés en lo más alto. Indigno.

Imagen tomada del FB del Dauphiné

INFO

3

Mira las novedades de Cruz para llevar la bici en tu coche

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Mundo Bicicleta

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio