Las servidumbres mediáticas de Alberto Contador

1
0
vistas
Un año y pocos días después de que saltase la liebre entorno al clembuterol y el consabido filete, o chuletón, Alberto Contador parece ver la vida de forma muy diferente. Tras muchos vaivenes, típicos de esta azarosa vida, la temporada desde luego mal no se le ha dado y como los más grandes ya encierra en su meteórica trayectoria un año negro en el Tour, si por negro se puede calificar su bagaje en la grande francesa donde los condicionantes no jugaron precisamente a su favor.
Meses después de concluir el Tour, Alberto Contador ha vuelto a primera línea, haciéndolo además vía chat en el soporte digital del diario cuyo grupo se postuló como aliado perfecto cuando todo pintaba pero que muy negro para el pinteño. Aún resuenan las arengas de Pedro J, medio año después en su doble sesión mano a mano con el exitoso madrileño al otro lado de la mesa. De aquellas proclamas, dictadas de quien se sabe con poder, pues el caso dio un giro radical, surgieron nuevas perspectivas para Contador y su entorno, la calidad de los hechos justificaron aquella apuesta, a Contador los temas de despacho y juzgados se le han alargado lo suficiente como para medio convencer a la opinión pública de su innegable calidad, cambiando la percepción de más de uno sobre lo que está mal y está bien. Un Giro, retransmidido por la extinta tele del citado grupo, le ha caído por el camino.
Obviamente un chat da para lo que da, y por mucho que estrujemos algunas de las prerrogativas de la parroquia, el análisis gravita entorno a dos o tres apreciaciones del vigente ganador del Giro. La que más reclama nuestra atención es la que habla del trato que ciertos medios, que consideró por él mimados, le han dispensado. La apreciación deja simplemente sin palabras a quien se ha tomado cierto momento en analizar el seguimiento que su persona ha recibido en comparación a otros deportistas en idénticas situaciones. Y es que entendiendo que la dimensión mediática de un ganador del Tour eclipsa cualquier personaje que se le cruce, lo cierto es que el moreno madrileño no ha sido precisamente un ciclista maltratado, ni periodística ni políticamente. En este mismo chat obvia comentarios sobre el caso de Heras, como en su día sobre los problemas de Mosquera, casos que han merecido un trato digamos espinoso por parte de los medios.
En un contexto de sensibilización por el dopaje como nunca hemos visto, sobretodo en el ciclismo, el beneficio de la duda vedado a otros le ha sido regalado con incondicional sonrisa. Eso, de Pirineos hacia arriba, el paisaje no es halagüeño, aunque tampoco tétrico.
También influye, y de qué manera, el hecho de que fuera un canal televisivo, y por ende su universo grupal, el que se viera beneficiado en cierta medida de sus declaraciones en un momento clave para este proceso que nos han prometido clausurar en noviembre. Y es aquí donde otra de las respuestas del líder del Saxo Bank nos declara la guerra. En un arranque de previsión que ya quisiéramos para muchas cosas, Contador detalló casi al dedillo el que será su calendario en 2012 denotando una confianza ciega sobre el fallo de su caso, como si los demás, o quizá sólo yo, nos hubiéramos perdido algo. Una confianza que tras un año de calvario está bien mostrar pero que esperemos no le juegue una mala pasada. Si después de todo lo nadado, toca perecer en la orilla, nunca sabremos si tanto esfuerzo sirvió realmente para algo.

Publicidad

1 COMENTARIO

  1. POR SUPUESTO QUE ESTE CALVARIO SIRVIO PARA ALGO, PARA DEMOSTRAR QUE ES DE LOS MAS GRANDES. PARA HACER TODO LO QUE EL HA HECHO, SE NECESITA MAS QUE 50 PICOGRAMOS DE CLEMBUTEROL (O LO QUE SEA QUE LE HAYAN ENCONTRADO).

Deja un comentario