Lesotho habla MTB

0
3
vistas

Muy poquitos sabrán dónde se encuentra este pequeño país africano llamado Lesotho. Para ser honestos, aunque sabía que se encontraba al sur de África, he tenido que consultar el mapa para situarlo exactamente.

Se trata de un país enclavado dentro de Sudáfrica geográficamente, pero también políticamente. El territorio lesotense está gobernado en forma de monarquía parlamentaria, por el Rey Letsie III concretamente.

Su economía depende directamente de su vecina Sudáfrica por dos vías: los trabajadores que migran a las minas sudafricanas y de la venta de agua potable cuando dicho país sufre sus habituales sequías. Más allá de esas fuentes de ingreso de dinero, la economía del país se centra en la agricultura. Poco a poco el país está apostando por la manufactura textil trabajando para grandes empresas americanas.

El deporte como medio de desarrollo

Hace 25 años, el profesor galés Mark West, visitó el país durante un periodo sabático se tomó. Desde entonces, Mark ha permanecido allí. Durante ese periodo, en uno de sus viajes a Sudáfrica desde la vecina Lesotho, Mark coincidió con uno de sus alumnos disputando una prueba de MTB. Allí se produjo un fechazo que dura hasta hoy en día.

West entró a formar parte de la Federación de Ciclismo del país africano poniendo en marcha uno de los proyectos más bonitos que existen en el ciclismo africano y mundial: ACE-the Sufferfest-Lesotho MTB Team.

Un año después de la fundación del equipo, tres ciclistas del mismo compitieron en la prueba de la Copa del Mundo XCO de Pietermaritzburg (South Africa) en 2014. “Sabíamos que nuestros ciclistas iban rodados, pero nuestro objetivo era hacer todas las vueltas posibles antes de ser eliminados y ser capaces de mezclarse con los mejores corredores profesionales y aprender de ellos. Aunque sólo tres ciclistas compitieron, todo el equipo estaba allí para disfrutar de la atmósfera” recuerda Mark West en una entrevista realizada por el portal oficial de la UCI hace unos meses.

Uno de los ciclistas del equipo que compitió en aquella carrera de la Copa del Mundo en Pietermaritzburg fue Phetestso Monese. A los 31 años, es el más veterano del equipo y continúa disfrutando con la ilusión de un juvenil la oportunidad que le ha dado el equipo: “Al principio no era muy buen ciclista, pero ahora puedo decir que he mejorado mucho. Cuando vamos a las carreras internacionales recibo dietas, a veces incluso recibo premios en efectivo según el puesto. Esto ayuda mucho a mi familia porque antes no teníamos nada. Antes de entrar en el equipo de mi vida no era tan buena. Ni siquiera podía permitirme el lujo de poner el pan sobre la mesa” detalla el propio Menese.

En el otro extremo del equipo, en cuanto a edad, se encuentra Katleho Manasi con 18 años recién cumplidos. El lesotense tiene claro lo que hubiese sido de él si no hubiese tenido la oportunidad de entrar en el equipo: “El equipo me ayuda a centrarme y me ha mantenido alejado de las cosas malas como las drogas. He aprendido mucho desde que soy miembro del equipo“.

Sueño Olimpico

Como todo país que compite en MTB a nivel internacional, el equipo y la Federación de Lesotho llevan años soñando con ver a uno de sus ciclistas en la línea de salida de unos Juegos Olímpicos.

Río 2016 parecia el año perfecto pero una inesperada falta de finaciación para acudir a los Campeonatos Africanos de la disciplina, que se disputaron en Ruanda en 2015, han puesto ese ansiado sueño muy difícil. Aun así el propio Mark no se rinde: “No me gustaría para descartar completamente la posibilidad ya que estamos bien posicionados en nuestras clasificaciones internacionales, y segundos en el UCI Olympic qualification Rankings de África”.

Este año además, cuentan con un extra de motivación. Los Campeonatos africanos de MTB se están celebrando este fin de semana en suelo lesotense. West está muy motivado con los resultados de sus ciclistas pero es consciente de que Sudáfrica presentará al mayor número de ciclistas posibles en busca de puntos para Río, aun así “un top10 de alguno de ellos sería un final feliz”.
ACE-the Sufferfest-Lesotho MTB Team.

Trabajo de cantera e identificación de talentos

Este año han comenzado con un ambicioso plan de desarrollo de base para niños y niñas. El propio West es claro al respecto: “No sólo nos limitamos a mirar el rendimiento sobre la bicicleta, sino también el carácter, la conducta, la determinación y los antecedentes familiares. Algunos jóvenes ciclistas vienen a las carreras con bicis que no son aptas para la competición por lo que no siempre buscamos el ciclista más rápido, sino el que está haciendo lo máximo a pesar del equipamiento inadecuado”.

Conocer este equipo y poder “escuchar” a Mark ha sido todo un placer y un aire de esperanza para la confianza en la sociedad. Una confianza muy tocada con los recientes actos que estamos viviendo en el mundo últimamente. Esta historia reafirma mi creencia en el que el ciclismo es mucho más que un deporte o en medio de transporte, el ciclismo es un vehículo de desarrollo social en muchos países devastados por guerras y enfermedades. Por esto amo el ciclismo, por esto amo africa, por esto aún creo en la sociedad.

Por Jon Hernández

Deja un comentario