Connect with us

Que la Lieja vuelva a Lieja es una buena noticia

Merckx Valverde Lieja JoanSeguidor

Opinión ciclista

Que la Lieja vuelva a Lieja es una buena noticia

Que la Lieja vuelva a Lieja es una buena noticia

Labrava

El final en Ans había vuelto muy predecible el desenlace de la Lieja

El 21 de abril de 1991 la Lieja-Bastogne-Lieja acabó en Lieja, abajo, en la ciudad del Mosa.

Esos días, la carrera se corría antes de la Vuelta a España.

Con el objetivo en la misma , acudió Miguel Induráin a la clásica que mejor se le adaptaba.

Años antes de su legendaria cabalgada de Lieja, Tour de 1995, Indurain ya escribió su renglón en la ciudad valona.

Ese día, Indurain estaba fino, porque la Vuelta llamaba a la puerta.

Así describimos la carrera hace un tiempo…

El primer movimiento importante lo propició el ídolo del lugar, Claude Criquielion, saltando a 73 kilómetros de meta. Surgió en ese momento el ciclista que habría de marcar historia en la carrera, Moreno Argentin, quien días antes ya había ganado la Flecha.

En los siguientes kilómetros se formaría un primer corte que dio vida al definitivo, el que habrían de formar los dos citados anteriormente, con Indurain y Rolf Sorensen, compañero de Argentin en Ariostea, que se encargó además de dinamitar la carrera.

El segundo grupo de perseguidores se quedaría Marino Lejarreta junto a Raúl Alcalá y Erwin Van Hooydonck, entre otros.

La carrera se erigió entonces en una lucha sin cuartel entre los dos grupos, donde el concurso de Sorensen fue clave para tener quietos a Indurain y Criquielion y dejar limpio el sprint final de Argentin, primero, en el muelle de Ourthe, el lugar que entonces albergaba el final de la carrera.

Indurain, cuarto, no pudo en el embalaje final, pero firmó su mejor actuación de siempre en estas carreras y abrió la puerta a lo que podría haber sido de haberlas contemplado.

Aquel día la Lieja-Bastogne-Lieja acabaría por última vez en Lieja

Al siguiente año se subiría a Ans. Ganaría Dirk De Wolf, y así le seguirían Sorensen, Berzin, Gianetti… hasta las cuatro victorias de Alejandro Valverde.

La Lieja, dicho sea con todos los respetos, ha mantenido su caché en ese arrabal, pero se ha empequeñecido mientras todos esperaban el repecho final de Ans para jugarse el triunfo.

En la decana no cabía la sorpresa y ahora, sin Ans, con el final en llano, las cosas cambian.

No sé si le complica o no la vida a Alejandro Valverde, pero al menos abre el casillero táctico.

Roche-aux-Faucons a quince kilómetros de meta será el último filtro.

Oreka: sensaciones de carretera bajo techo 

Ya no hay San Nicolás, ni otros filtros.

A la Lieja le hacía falta una vuelta, un hervor que se le sacara del ostracismo y el rancio espectáculo que sólo las victorias de Alejando Valverde podía compensar.

Lieja-Bastogne-Lieja: A Bob Jungels le tocó ganar

E incluso Bob Jungels con su escapada de la última edición con Alaphilippe secando por detrás.

Si llegar al corazón de Lieja mejora el espectáculo, bienvenido sea

Al menos probarlo y ver qué tal se le da a Peter Sagan.

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Opinión ciclista

Lo más popular

Categorías

Inicio