Connect with us

Lo que las piernas de Txente no nos han dado

Mundo Bicicleta

Lo que las piernas de Txente no nos han dado

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Hoy ha dicho adiós al ciclismo profesional José Vicente García Acosta, conocido por Chente o Txente, dependiente de qué lares hablemos. Semanas después de la salida delprofesionalismo de Carlos Sastre, quien se ha evitado el trago de presenciar cómo el esponsor de su equipo se esfumó de un día para otro, el pelotón español acusa la interrupción de la carrera profesional de otro de sus “yayos>”. Con 39 años Txente era uno de los pocos testimonios en activo que convivió con Induráin en la pomada. Se acaban los elementos que surgieron de aquella fabulosa época, dicen adiós y miramos con incertidumbre el futuro de los que llegan o están por llegar.
Txente ha sido un tipo con suerte. Ha estado toda su vida deportiva, diecisiete añitos nada menos, siempre en la misma estructura, por mucho que ésta permutara su nombre ante las necesidades del patrocinio (Banesto- Illes Balears- Caisse d´ Epargne- Movistar). Navarro, bonachón, buen ciclista,… tenía todos los números para culminar el tipo de carrera que ha desarrollado. A lado del tándem Echávarri &Unzue; ha emprendido una trayectoria sin estridencias, abonado a la labor de equipo, con contadas perlas en su bagaje personal y ajeno a los muchos problemas que el pelotón español ha ido acumulando desde que en 1995 diera el salto a profesionalismo.
Recuerdo la edición del Tour 1998, aquella que acabó con todos los equipos españoles ajenos a la contienda días antes de arribar a París. Aquella fue una carrera sin victorias españolas. Txente fue quien más cerca anduvo de ella, Danielle Nardello evitó su éxito en un sprint in extremis que me dejó un mal sabor de boca enorme pues aquel día fue el más fuerte de la fuga. Tomó revancha complicada un año después ganando una jornada antológica en el Macizo Central con el plus de que aquel era el día nacional de “la France”. Ese regusto borró la sinergia negativa de un año antes. Con el tiempo añadió dos etapas de la Vuelta a su escueto palmarés que pudo ser un poquito más amplio en el caso de la grande española de no haber mediado aquella increíble jornada con meta en Ciudad Rodrigo, en el año 2000, cuandosus divergencias con Roberto Laiseka cerca del culmen dio aire a Vinokourov y ala postre el triunfo de etapa.
Esos años, quien más quien menos, soñábamos con aquel armario pamplonés liderando camino de Roubaix. El carácter quizá un tanto aburguesado que siempre la estructura de Unzue ha regalado a sus componentes (Flecha se fue al Fassa en busca de los estímulos que aquí no halló) ha adormilado en potencial de Txente en la reina de las clásicas, para la que muchos pensábamos que había nacido. Sereno, dotado, fuerte, corpulento, forjado,… son algunos de los adjetivos que grandes del infierno del norte acuñaron con el éxito final en el velódromo. Como Txente hubieron otros Tchimil, Duclos Lasalle, Madiot, Taffi,…  que escribieron su fortuna en base a los mismos argumentos que siempre movieron al navarro. Sin embargo éste nunca optó por ese camino de recompensa personal. Le quedará el beneficio de la duda.
Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,…

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Continuar leyendo
Te puede interesar...
Clic para comentar

Deja un comentario

Más en Mundo Bicicleta

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio