Lombardía es el ciclismo auténtico

0
152
vistas

Castelli, “salita”, Pinarello, Bianchi, Fausto, Madona del Ghisallo, Superga, Gino, Sormano, Constance, Santuario di Luca, Gios, Como, el lago y sus valles, Gianni, Vincenzo,… Italia es ciclismo, ciclismo mayúsculo, eterno, que enamora,…

No somos de Bilbao, pero el otoño empieza donde cada uno quiere, o le apetece. En la bota que unificó Garibaldi hace 156 años puede ser septiembre. Tomad nota Tres Valles Varesinos, Sabatini, Agostoni, Emilia, Toscana, Beghelli, donde Luisle, Milán-Turín,… son el camino hacia las hojas muertas, el camino hacia Lombardía,

Muchos italianos pululan por las salidas de la Vuelta a España, inquietos, afinando la forma, cuidando la figura. Están concentrados al 110%. “¿Vais al mundial” les dices. “Sí, al mundial, y a Lombardía”. Es su monumento, el monumento, ese que algunos ven ahí, en octubre, lejos de los otros cuatro, pero que es un canto al ciclismo imperecedero.

Es el camino que nunca cesa, el círculo que nunca acaba. Lombardía a través de los tiempos, el ciclismo que muda, entre villas e iglesias románicas, lagos y bosques que desnudan su belleza cobriza, el ciclismo centenario, que bebió de la “belle époque”, Gino y Fausto, pero de los que vinieron después. Porque si el ciclismo es eterno en algún sitio, pensad en Italia.

Lombardía es la meta desde hace 112 años.

“Dios creó la bicicleta para que el hombre la utilizara como en el instrumento de esfuerzo en la dura carretera de la vida” reza el busto de Fausto Coppi, en en Ghisallo, la ermita de los ciclistas desde donde se atisban las lomas que anidan el lago de Como.

Para seguir leyendo…

Publicidad

Deja un comentario