Londres 2012, una prueba de fuego para la UCI y el programa de pista

1
3
vistas

La temperatura bajó de forma violenta una vez el sol se puso tras las laderas de Collserola, el manto montañoso que ensombrece el velódromo de Horta. Al otro lado del micrófono Jon Iriberri, seleccionador nacional de ciclismo en pista, justo antes de que entrada el actual, Juan Martínez Oliver. Iriberri me pone el día. La UCI acababa de decidir un nuevo programa olímpico de ciclismo en pista que daba vía a las carreras de fondo que mejores resultados le habían dado a España: puntación, persecución y americana. Las dos primeras se integraron en el ómnium, la otra pasó a ser una reliquia para el mundial.

Aquello fue un shock para quienes amamos la pista aunque no para todos. Desde un principio, cada vez que en este blog hemos criticado la decisión de la UCI hemos tenido en Itmar Esteban un insistente contrapunto a nuestras opiniones. Este velocista varias veces campeón de España y con experiencia internacional nos ha dado su visión del programa olímpico que arranca ya en el hermosísimo velódromo londinense.
Hace tan sólo dos años, justo en el ecuador del ciclo olímpico, la UCI comunicó el cambio de programa olímpico para la pista. Los cambios, fuertemente criticados y sorprendentemente tardíos, son, en realidad, aire fresco para el ciclismo en pista.
Dichos cambios son la introducción de las pruebas por equipos femeninas (velocidad y persecución por equipos), el keirin femenino y la creación del Omnium en ambos sexos;  ésta es la fórmula de la UCI para plasmar en la pista el espíritu olímpico.
Echando la vista atrás, en los Juegos más recientes, tenemos que los pistards masculinos disponían del doble de pruebas que sus compañeras femeninas (8 de hombres por 4 de mujeres en Atenas 2004, 7 y 3 respectivamente en Pekín 2008 después de la eliminación del kilómetro y los 500). Quedó claro que las pistards femeninas tenían muchas menos oportunidades de gloria olímpica que los hombres, hecho que expuso al mundo amargamente Victoria Pendleton tras solo poder disputar (y vencer) la velocidad individual en Pekín. Pasando a la actualidad tenemos que los Juegos de Londres son históricos ya de inicio por ser los que mayor número de mujeres tendrá, llegando a la paridad casi matemática y, como deporte tradicionalmente olímpico, el ciclismo en pista no podía ser menos.
Dudo entonces que nadie pueda quejarse de conseguir la paridad en los velódromos con la inclusión de las pruebas más espectaculares (keirin) y bonitas (velocidad y persecución por equipos) en versión femenina. El Omnium puede no ser la mejor forma de encontrar el pistard más completo pero, por el momento, hace que los que lo disputan deban encontrar el equilibrio entre la explosividad de las pruebas más cortas, la resistencia de las más largas y el olfato, colocación y asunción de riesgo de la eliminación (suerte o lotería que dirían otros).
Partiendo de la limitación de medallas en el ciclismo, esa paridad, conseguida vía sacrificio de algunas pruebas de fondo, con el paso de los puntos y la persecución como parte del Omnium y la pérdida total de la americana, se ven compensadas totalmente por el mayor número de pruebas de velocidad. La esencia de la pista siempre ha sido, es y será la vistosidad, emoción y espectáculo que sólo pueden brindar las pruebas más rápidas.

La solución a la encrucijada se ha llevado por delante tres pruebas de fondo y podemos discutir si la fórmula del Omnium es la más adecuada para solventar la limitación de medallas para el fondo, pero lo que nadie puede discutir es que conseguir la igualdad de oportunidades y un mayor espectáculo no sea todo un acierto. Así pues, aplaudo desde aquí a la UCI por la valentía mostrada en este aspecto (de la que adolece tantas otras veces). 

Publicidad
Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,…

1 COMENTARIO

  1. Creo que no soy la persona más indicada para comentar en este post, no estoy muy puesta en el ciclismo de pista.Me alegro que en estos JJOO las mujeres estén casi al mismo nivel que los hombres en la participación.Prometo ponerme al a día en esta modalidad.

Deja un comentario