Los altibajos del ciclismo británico

1
2
vistas

Dice Monica Santini, directora de la firma italiana de ropa ciclista, en la web www.bikebiz.com que su venta en UK ha subido un 30% en el año. La ejecutiva llega afirmar que existe “un renovado amor inglés por el ciclismo“.

Lo dijo un acto en el centro de Londres, en la espectacular y semicircular Regent´s Street, el legado de la regencia, en una tienda que se llama The Bike Rooms que exhibe en su escaparate las bicicletas con las que Brad Wiggins y Miguel Indiurain batieron sus récords de la hora. Un museo de Pinarello, cuya intimidad con los ingleses se airea en los éxitos del Team Sky.

1

Esto es el ciclismo ahora mismo en UK, algo de lo que se habla, que se sigue, no sé si al nivel de la Premier, me atrevería a decir que no, pero que se le acerca. Este fin de semana pasado, como siempre el ultimo domingo de septiembre, tuvo lugar una cita icónica, como a ellos les gusta decir: la carrera de ciclocross que es un monumento la Three Peaks, una prueba que se desarrolla en el corazón de la muy ciclista región de Yorkshire, la misma que dio la salida al Tour de 2014.

La prueba reúne unos 650 participantes, casi como los descensos aquí en Catalunya, se corre en más de sesenta kilómetros y su ganador tarda unas tres horas en hacer el recorrido. Un festival con los primeros barros del otoño que esconde el triste y aislado episodio de la Copa del Mundo de la modalidad en las islas, el año pasado en Milton Keines, donde ya no volverá la mejor competición porque sencillamente se destina el dinero a otras cosas y eso que la cita tuvo buena acogida.

Como parece que Londres dedicará el suyo a otro menester, renunciando a la salida del Tour de Francia de 2017, diez años después de reventar las previsiones con ese prólogo por el Whitehall, Parlamento y Hyde Park. No pocos aficionados ingleses se ha acordado de los gestores del ayuntamiento londinense: “No veremos el Tour en años por vuestra culpa”, les han venido a decir. El ciclismo es tema de controversia casi política. Es que estaba casi firmado y en ASO tienen muy buena memoria.

Ya veis, Londres, la ciudad que se está mudando para ser más ciclable, que acogió unos Juegos en los que su velódromo fue una de las grandes atracciones, por su diseño, pero también por los resultados de los anfitriones.

Por que la pista sigue siendo la génesis del ciclismo de las islas y en muchos casos el final para sus leyendas, que como en todos los lados cumplen años y envejecen. Wiggins ha vuelto a ella y Mark Cavendish también quiere hacerlo, pues en la carretera su estrella se apaga.

Por el momento el futuro de éste está en el Dimension Data. Curioso, un equipo de raíz sudafricana acogiendo a una celebritie inglesa. El mundo al revés. No sé cómo lo gestionarán, pero en el equipo que es Qhubeka hasta final de año y que se ha hecho con Omar Fraile, hay overbooking de velocistas con Tyler Farrar, Theo Bos, Kristian Sbaragli y Edvald Boasson Hagen.

Ello sumado a que Cav no es insustituible augura un año entretenido en el primer equipo africano que aborda el máximo circuito. Sea como fuere con el de Man, UK empieza y acaba en los mundiales de fondo, esa cita en la que naufragan, sea por el motivo que sea, desde hace cuatro años en Copenhague. Como veis en todos los sitios hay asignaturas pendientes…

Publicidad

1 COMENTARIO

Deja un comentario