Connect with us

Los argumentos que Dumolin quiere hacer valer

Ciclistas

Los argumentos que Dumolin quiere hacer valer

Tiempo de lectura:2 Minutos

Lo voy a decir sin ambages, aún a riesgo que se tache este mal anillado cuaderno de parcial, e incluso de pasional, Tom Dumolin es una excelente noticia para el ciclismo y me explico. En el espigado, ancho y contundente neerlandés tenemos el ciclista que hace veinte años se dijo que iba a conquistar el ciclismo, el atleta polivalente que disfrutaba en la la montaña del colchón de las cronos y lo alargaba y alargaba hasta que le diera de sí su físico.

Dumolin es un saco de dudas de cara a la última semana. Todos esperan, lápiz afilado, verle en aprietos y la forma que los puede resolver. Todos apelan a la jornada madrileña de hace un par de años en la Vuelta, cuando Fabio Aru rompió la cuerda y las carencias del equipo del hoy líder del Giro salieron a flote. Todos aguardan ese momento crítico que seguramente el sanedrín del Movistar esté trabajando.

Pero vemos que Dumolin prefiere pisar con los pies bien en suelo. Dice que queda una eternidad para llegar a Milán. Lo que está claro es que gane o no, ya es un nombre propio de este Giro, y lo es por el mismo motivo que en la Vuelta de hace dos años, lo es por su forma de correr y liderar una gran carrera, sacando partido, optimizando sus virtudes, es decir las cronos o las subidas explosivas, e intentando desmontar los argumentos que tiene en contra que son principalmente dos: las grandes ascensiones encadenadas y la debilidad del equipo.

Y hoy, en la jornada de descanso y vísperas de Stelvio, en el Sunweb estarán marcando a sangre en su cuaderno que ambas cosas se pueden salvar. Primero viendo que Dumolin, aunque no es un escalador al uso, sí es un diésel que ya ha rendido bien en grandes montañas, recordad que salió vivo de la tremenda etapa andorrana de la Vuelta 2015, el terreno minado de colosos, ciento y pico kilómetros y 5000 metros de desnivel y recordad también que Dumolin ganó en Arcalís la primera de las dos etapas que se adjudica en el último Tour, lo hizo escapado, es cierto, pero en el Tour nadie gana una etapa pirenaica siendo un inútil escalando.

Y es que el palmarés básico de Tom Dumolin es eso, un excelente bagaje en grandes vueltas, ganando etapas en todas ellas y de perfil diverso: arrasando en las cronos, la de Burgos en la Vuelta, la de Caverne du Pont-d´ Arc en el Tour y la de Foligno en ste Giro, y ganando en cumbres de diferente tamaño y dureza: Arcalis en el Tour, Oropa en el Giro y Cumbre del Sol en la Vuelta.

Su segundo flanco es el equipo, un flanco que se ve a legüas que le puede costar la carrera. De hecho, si el neerlandés hubiera tenido consigo alguien en ese tramo entre puertos de la Vuelta de 2015, cuando tuvo a escasos metros el grupo de Aru en aquella recta, posiblemente el desenlace de aquella carrera hubiera sido diferente.

Sunweb es un equipo muy limitado en estos terrenos y quizá en esa debilidad tiene su fortaleza, porque invita a otros a pasar al relevo por motivos mil, porque no les ven capaces de asumir el mando o porque por medio hay otras cosas en juego: podio, posiciones, puntos UCI,…

Por todo lo expuesto, volvemos al principio, al primer renglón que suena a pasión pero que pretende poner las cosas en su sitio. La crono, ese ejercicio tan denigrado en los últimos años en ciertas grandes, es perfecta para poner tensión y obligar a la gente a moverse, y no de cerca, de lejos, con kilómetros por delante y jugarlo a un todo o nada. A Nairo, sin una crono como la del martes, no le haría falta entrar al trapo de lejos y con riesgo. Esperemos que lo que veamos esté al nivel de las expectativas.

Imagen tomada del FB del Giro de Italia

INFO

Conoces la casa del ciclista???

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Ciclistas

Patrocinado

Inicio