Los argumentos de Thibaut Pinot

0
11
vistas

La semana de Romandía ha sido rica en lecturas. Aunque la carrera que recorre los cantones francófonos del “archicaro” país de Suiza no haya sido la mejor de la temporada, sí que nos ha dado claves y nombres que creo que serán interesantes tener presente en lo sucesivo. De entre todo lo visto, a la espera de algún post más, nos ha llamado la performance de un corredor que, quizá relegado por el G4 a una segunda fila, lleva una de las progresiones más notables, sólidas e interesantes de los últimos años.

Sí, como reza el titular hablamos de Thibaut Pinot, un corredor especial por muchos motivos, que poco a poco se hace un nombre entre los grandes y un hueco en las grandes desde que aquella vez que ganara su etapa en el Tour de 2012 con su director, Marc Madiot, desesperándose a grito pelado por la ventanilla del coche.

Aquella singular estampa vino a situar un ciclista con buenos antecedentes en la primera línea. Parecía que los franceses tenían la figura que les hiciera desperezar, joven, valiente y aguerrido, Pinot tuvo un 2013 aciago, en el que se singularizó su historia con los descensos, los miedos que afloraban cuando la carretera miraba hacia abajo. No dio aquello historias que contar, fue la comidilla de líneas y líneas, al margen de comentarios y otros semblantes.

Al año el corredor de los Vosgos pisó el podio del Tour, una edición para muchos devaluada por la ausencia de grandes nombres, pero que, tratándose del Tour nunca es sencillo estar tan arriba. La pasada temporada Pinot no pudo estar delante en la “Grande Boucle” pero sí que ganó en Alpe d´ Huez y sí que logro victorias muy significativas en las vueltas a Suiza y Romandía, éxitos puntuales que sin embargo vistos en perspectiva dan una idea de cómo ha seguido evolucionando un ciclista.

Una evolución que nos lleva de nuevo a Romandia y que la verdad nos da la medida de lo mucho que ha trabajado este corredor esos ancestrales miedos en las bajadas y su posición en las contrarreloj porque lleva nada menos que dos test individuales ganados este año, el primero en un Criterium Internacional que se jugó en clave doméstica y el segundo en una carrera World Tour con casi todos los gallos en liza.

La victoria de Pinot en Sion, en esa rara planicie que se extiende en el lado oriental del Lago Leman, coronada por una preciosa iglesia, es muy importante y un aviso a navegantes: aqui hay un corredor que salvadas sus carencias de inicio, la crono incorporó un puerto con su ascenso y descenso, quiere opositar a ganar el Tour, una grande que conoce a la perfección, en la que ya ha convivido con la presión de saberse importante y en un país que busca sucesor de Hinault tres décadas después.

Imagen tomada de FB de Tour de Romandía

INFO

1

Hablando de relojes… estamos probando el AMBIT 3 VERTICAL de Suunto, basado en el Ambit 3 Sport pero con mejoras sustanciales para los deportistas que valoran mucho los valores de desnivel (tanto en vivo como en el análisis posterior), como el entrenamiento basado en la potencia además de los valores que ya el Ambit 3 daba. Esto será muy útil para perfiles como corredores de montaña, esquiadores de travesía, ciclistas de montaña y de carretera, montañeros….

Deja un comentario