Los “ciclismos” de Davide Rebellin

0
240
vistas

¿Qué pensar de Davide Rebellin?

¿Qué valoración hacer de la trayectoria de Davide Rebellin?

Para quienes seáis aficionados a la prehistoria, habréis oído del método carbono 14, un sistema que permite datar y poner nombre a muchos de los hallazgos de esa época, porque la cantidad de carbono que tenga la pieza da la pista sobre su antigüedad.

Si me permitís el símil, David Rebellin es el carbono 14 del ciclismo moderno, ese que va en el tránsito entre Lemond e Indurain, el que deja atrás las grandes glorias como Hinault, Fignon y Perico, herederos de Ocaña, Merckx y cia, y el actual. Hablamos, no es tontería, de un cuarto de siglo en un deporte que tiene ciento y pico años. Eso es más que nada para situarnos.

Yo recuerdo a Davide Rebellin con aquel maillot que me encantaba, el del GB Maglificio, en la Vuelta al País Vasco de 1994, pero es que incluso su memoria alcanza más allá, a 1992, el año de los prodigios, la temporada del primer doblete de Miguel Indurain. En esos días Davide Rebellin, con 21 años, ya tenía el morro metido en el pelotón y no en uno cualquiera, en el de los Juegos Olímpicos barceloneses que ganara su compañero Fabio Casartelli.

Ver si listado de equipos impresiona, Polti, FDJ, Liquigas, Gerolsteiner… ver su palmarés, lo mismo. Tocó el cielo en 2004, cuando hizo el triplete de las Ardenas (Amstel-Flecha-Lieja) y estuvo a punto de ganar la última edición de la Copa del Mundo, uno de esos torneos que disputó durante más de diez años y hace otros trece que desapareció.

Rebellin ha probado todos los estadios del ciclismo, bajo esa apariencia de apacible persona, dice Arribas que fue monaguillo, se esconde un tipo de convicciones como cuando quiso correr el mundial de Verona, el que ganó Freire, con Argentina porque no le llevaban convocado en una selección en la que mandaban Di Luca, Cunego y Bettini, pero que en aquella edición tuvo en Ivan Basso su mejor exponente.

Carbono 14, también del dopaje. Su vida, en los durísimos noventa, quedaría marcada por lo que se dice que se cocía entonces, porque fue señalado en aquella redada de San Remo, Giro de 2001, y desposeído de la plata que conquistó a rueda de uno que parece no va a acabar bien, Samuel Sánchez.

Fue en ese momento cuando se le puso en el otro lado, y conoció los otros ciclismos. El positivo por EPO cera, sustancia muy celebrada en 2008, pero de la que poco más se supo en los sucesivo, le abrió el camino hacia el ciclismo alejado de los grandes focos, con Androni, en el que pudo hacer cosas, Flecha Valona, por ejemplo, pero en el que ya no optó a grandes vueltas, por ejemplo.

Y metido en ese circuito en el que muchos han puesto el pie y ya no lo han dejado, Rebellin se ha eternizado, tiene 46 años y aguanta. Ha purgado sus penas, ha decrecido en el nivel de sus objetivos, aunque ha sacado tiempo para citas como Emilia y Melinda, pero sigue dando el callo, incluso ganándose la plaza que muchos dirían que es para un joven: pues bien que lo saquen de ahí.

Ahora ha vuelto a ganar en Asia, está en el Kuwait y dice que quiere más…

Imágenes tomadas de @cyclingkuwait y Ciclyng & Mud

INFO

Conoces a Walter Hamilton, también llamado “el ciclista total”????

Publicidad

Deja un comentario