Los ciclistas del hambre

0
4
vistas

Explica con detalle Jon Rivas en su “En París se han vuelto locoscómo se estructura la dieta presente de un ciclista del siglo XXI. Medidas porciones de calorías a través de los más diversos alimentos en tablas y rutinas marcadas por auténticos especialistas. En ese rancho va la suerte del corredor en esfuerzos que los más comunes mortales ni imaginamos. Como una vez me dijo el doble campeón olímpico de BTT, Julien Absalon: “Iba tan tan tan fuerte que mi ser abandonó mi cuerpo en algunos momentos”.

La realidad no obstante nos marca que el ciclismo ha sido un deporte mellado por el hambre. La realidad nos lo marca y la historia nos lo certifica. Traemos aquí a tres grandes de la historia del ciclismo español a raíz de la foto que ilustra esta entrada, un joven y escuálido Federico Martín Bahamontes tirando de carretilla por las cuestas toledanas diez años antes de ganar el Tour.

Publicidad

Pero vayamos al principio. Vayamos al ciclista que muchos consideramos el primer profesional íntegro de la historia del ciclismo español. Mariano Cañardo, nuestro primer campeón, fue fruto de una España mísera y sin horizonte. Nació en Olite y pasó más hambre que un maestro de escuela en Jaca. Ese hambre de entraña y espíritu se agarra a tu ser tanto que a veces hasta el golpeo del  pedal está movido por la necesidad más que por ambición de ganar. Muchos años después, sin ser ya ciclista, cada vez que Mariano volvía a Jaca recordaba la casa por cuya verja le daban un chusco de pan algunas mañanas. Lo recordaba con mayor nitidez que su primer trofeo o su primera carrera.

Otro que pasó hambre con mayúsculas fue Ocaña, Luis Ocaña. Movido de su pueblo llegó a la Vall d´ Aran en años sin fe ni esperanza. Luis era un amasijo de huesos, largo pero carente de chicha. Triunfó en el ciclismo siendo uno de sus grandes actores en la “belle époque” de este deporte, pero en la mesa bromas las justas. Como Mariano, Luis no estaba satisfecho hasta que no tuviera e estómago lleno. A veces pareció que ese fantasma de la hambruna pedaleara con él en esa furiosa caza que emprendió sobre Eddy Merckx.

1

Y volvemos a nuestro personaje central. Bahamontes siempre vivió al pie del Alcázar de Toledo. Vio el asedio republicano en la Guerra Civil, la metralla sobrevoló su coronilla mientras descascarillaba la fachada de la Santa Cruz. En esos años le tocó hacer de carretillero, como muestra la foto. Entrenar en bicicleta era un jodido lujo que en su casa no se podían permitir. Luego esas mismas calles que recorría deslomado, anónimo y ágil se llenaron para celebrar el primer Tour de Francia de un ciclista español.

Hoy los ciclistas viven en otra esfera. Generalmente, y aunque hay plausibles excepciones, viajan cómodamente y comen lo que les corresponde a su titánico esfuerzo, pero no siempre fue así, el ciclismo fue un deporte que nació del hambre y con ella agarrada al espíritu hemos visto las más tremendas gestas.

Imagen tomada de Facebook-grupo Vuelta a España photos nostalgie

INFO

NACEX BICIBOX asegura que tu bicicleta llegue a destino en perfectas condiciones, resultando muy adecuado para peregrinos que realicen el Camino de Santiago así como otras rutas que requieren de un desplazamiento previo al inicio del recorrido.

1nacex

Así que si estás pensando en hacer ruta con tu bicicleta, no te compliques, porque en NACEX te la llevamos donde sea y con NACEX BICIBOX van completamente protegidas.

Toda la info en www.nacex.es

Deja un comentario