Connect with us

Los colores de la Volta

Opinión ciclista

Los colores de la Volta

Cruz – LEadboard2 Post
Tiempo de lectura:2 Minutos

En la historia de la Volta a Catatalunya, Miguel Armteman sería algo así como el kilómetro cero. Nacido en el siglo XIX, fue periodista, dirigente y deportista del motor, aunque también practicó ciclismo. Fue parte de los inicios del otrora gran diario polideportivo “El Mundo Deportivo”. En 1910 empezó a esbozar un sueño, una vuelta ciclista por Catalunya, a imagen de la Volta a Tarragona y lo hizo realidad un día de reyes, en 1911, con tres etapas y Sebastià Masdeu como ganador.

Siempre había tenido a Miguel Arteman como un sevillano que hizo fortuna en Catalunya hasta que el otro día, nuestro amigo Bernat, el editor de Cultura Ciclista, me corrigió con varios datos esa impresión. Arteman era catalán, como en alguna ocasión se refirió a él Narciso Masferrer en Vida Moderna e incluso en su nota necrológica del ABC.

Arteman sin embargo era sevillano de espíritu. En 1912 se fue a la capital andaluza y años después, en 1925, fue el impulsor de la primera edición de la Vuelta a Andalucía. Dicen que los colores de la Volta, los que viste el líder, que son también los del Sans, la entidad que la gente que hemos vivido en el barrio, hemos visto en multitud de lugares y entornos, son el blanco con las franjas verdes por la querencia de Arteman por Andalucía.

La Volta que empieza en Calella es una flecha hacia las cien ediciones. No será una carrera más, pues se puede estar marcando un punto de inflexión en la prueba. Dicen, se publica, que ASO es posible que esté detrás de una carrera que ha pasado por evidentes apuros estos años. El indicio es Carrefour, que devuelve una entidad privada al maillot de líder, ese que homenajea las tierras más meridionales de la península. Yo no sé si ASO, el Tour en esencia entrará finalmente o no en la Volta, no obstante hay otro indicio, y es que la comercializadora de la carrera, RPM, es socio de referencia para la empresa gala en organizaciones como la Maratón de Barcelona. El puzle empieza a cuadrar.

Dicho todo esto, y con la misma información que ya hemos leído, sólo espero que si es cierto, la Volta no sucumba a la globalización de los franceses que por poner un ejemplo todo lo visten de amarillo, como el color del oro que tanto les inspira. El maillot de la Volta es precioso, el blanquiverde nos gusta y marca a fuego el carácter de la carrera y sus mentores. Blanquiverdes han corrido Anquetil, Gimondi, Merckx, Indurain, Jalabert,… su singularidad es su mejor valor y esperemos que a diferencia de la París-Niza perdió su blanco, por el homogéneo amarillo, la Volta siga siendo blanca a rayas verdes y cruce las cien ediciones de ese color, pues será el mejor testimonio de que la carrera más antigua del World Tour, tras Giro y Tour, sigue orgullosa adelante.

Castelli-LDB2

Imagen tomada de Volta a Catalunya

INFO

Llévate un viaje por las Cataratas del Niágara

1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: La Vuelta a Andalucía lleva rodando más de medio siglo

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Opinión ciclista

Inicio