El nuevo ciclismo de Jonathan Vaughters

0
91
vistas

El otro día Fran Reyes movió en twitter una entrevista a Jonathan Vaughters que realmente no tiene desperdicio. Al estadounidense se le puede reconocer muchas cosas, como la de sacar petróleo de sus ciclistas, con estrategias que más de una vez hemos alabado. Sin ir más lejos ganar un Giro con Hesjedal o acumular el palmarés que tiene Dan Martin, con rivales que sobre el papel parecen más fuertes, o una Roubaix con Vansumeren tiene su mérito y así lo hemos reconocido.

También en su día tuvo su interés la estructura que montó con el nombre de Slipstream que varios años después pervive en el tiempo, con diferentes sponsors, principalmente Garmin, empresa muy interesada en el sector ciclista, y otros que son ajenos al ciclismo, pero que sacaron su rédito de este bendito deporte.

Ultimamente a Vaughters se le conoce la habilidad de cabrear a Oleg Tinkov. El ruso está de retirada en el ciclismo y señala a su homólogo americano como uno de los culpables en lo que no dejan de ser excusas de mal pagador, porque aunque el ruso tengo su cuota de razón -el conflicto UCI vs ASO se la da- nadie puede obligar al de al lado a comulgar con su pensamiento porque sí.

2Dicho todo esto, y volviendo a la entrevista que comentábamos al principio, las declaraciones de Vaughters sobre Pierre Rolland son una curiosa forma de dar la bienvenida a un ciclista que en su país es apreciado y considerado una estrella. Sencillamente dice que tiene más margen que un ciclista de categoría continental pues entrena como en los años 70 y su trabajo en la aerodinámica ha sido simplemente pésimo.

No deja cabeza sin cortar en el Europcar, equipo emblema en Francia estos años, su amigo Bernaudeau estará encantado, y asegura que con un poco de ayuda en el llano, mejor protegido, y mejoras en las cronos aquí tenemos un ciclista para dar el campanazo en el nuevo año. En el horizonte lo de siempre: viejo ciclismo contra nuevo ciclismo. Veremos, estamos ansiosos por ver esas mejoras y los milagros del amigo Vaughters que camina huérfano de símbolos sin Martin y Hesjedal.

No obstante, y aunque Rolland sea uno de los ciclistas más elegantes sobre una máquina, intrigante este fichaje, pues al francés se le conocen esos trapos sucios de los que estadounidense siempre ha dicho huir. Las excusas de Rolland por sus valores anormales hace tres años fueron de traca, casi tanto como el doble rasero de este peculiar exciclista.

imagen tomada de www.hln.be

Publicidad

Deja un comentario