Connect with us

Los dobletes parecen imposibles en el ciclismo moderno

@JoanSeguidor

Los dobletes parecen imposibles en el ciclismo moderno

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo

Recuerdo cuando, hace unos años escribiendo una guía de la Vuelta a España, Víctor Cordero, anterior jefe de la carrera, me hablaba de los efectos que la entrada de ASO tendría en la Vuelta a España. Hablaba de proyección internacional, de patrocinios compartidos con el Tour,… todas esas cosas que ahora son patentes y otras que el entonces responsable no contó pero que vemos, como que la Vuelta se ha convertido en muchas cosas el banco de pruebas de cosas que el Tour luego hará o no.

Yo creo que en ese momento, en Unipublic también estaban en la onda de ver y comprobar si, con ese entente, la Vuelta podría mejorar su participación, que desde que está en septiembre siempre centra el tiro en que el ganador de la Grande Boucle tome la salida.

Cambrils ZC, Gran fondo

Esta edición de la Vuelta tuvo el honor de ver a los cuatro primeros del Tour en la salida, y a los dos últimos ganadores en Francia. Froome, Nairo, Valvderde y Nibali formaban parte del elenco que sólo echaba en falta a alberto Contador. Ciertamente la lista era buena, mucho mejor que la del Giro, si me aprietan, pero la inercia de la carrera la ha puesto en su sitio. Froome y Nibali ya no están y el dúo del Movistar tiene un estrecho margen de maniobra para lo que queda de carrera.

Y es que por mucho que se nos caliente la boca, e incluso tengamos al bocarate de Oleg Tinkov ofreciendo pasta gansa por ello, correr una gran vuelta a tope, como puede ser el Tour te hipoteca el resto del año. En el mundo runner, por ejemplo, muchos se plantean estar en un maratón si ello les va a pesar en los diezmiles que han de venir.

Esto extrapolado al ciclismo es una obviedad. Ni Froome fue el del Tour, ni tampoco Nairo, ni Valverde, ni Purito, ni otros grandes. Tenerles en la salida da caché, prestigio y vende, pero contar al 100% es complicadísimo. Lo vimos en el propio Tour con Alberto Contador, completamente arrugado por los calentones del Giro.

Desde 1998 con Marco Pantani, nadie logra un doblete en ciclismo y parece complicado verlo en el corto plazo. Alumbramos por un momento la esperanza de que Froome lo lograra en esta Vuelta, pero tampoco. La conclusión a la que llegamos es que el esfuerzo es tan demencial, tan inhumano, que su sólo planteamiento es una locura. No sé quizá ese ciclismo de hace veinte años esté realmente lejos, quiero pensar que sí y que las limitaciones que ahora muestran los grandes son fruto de que todo está menos “podrido”.

Imagen tomada de www.vavel,com

Endura LDB Di17
Cambrils ZC, Gran fondo
Clic para comentar

Deja un comentario

Más en @JoanSeguidor

Advertisement
Advertisement
Advertisement
Inicio