Los encajes de Samuel Sánchez

3
22
vistas

La normalidad del nuevo ciclismo, en su estatus de crisis y deporte sujeto con pinzas, ha querido que dos nombres ilustres como Samuel Sánchez y Chris Horner, campeón olímpico y vigente ganador de la Vuelta respectivamente, hayan firmado su continuidad en el pelotón a caballo entre enero y febrero.

La cuarta semana del año 2014 nos desvela las dos principales dudas del mercado de fichajes. Como dos ecuaciones irresolutas Horner, primero, y Samu, luego, han tenido que acumular kilómetros y kilómetros con maillots anónimos con el suficiente consuelo de saber que mucha gente estaba pendiente de ellos, lo que en estos tiempos parece garantía, como hemos visto, para no quedar apeado del barco.

Samuel Sánchez entra en el BMC. Miren lo que le comenta a Nacho Labarga en su madrugadora pieza de domingo en www.Marca.com:

 

He firmado por un año. Estas semanas me dicen el calendario. En unos días viajaré a Bélgica, a su sede, a por la ropa y a por la bici. El BMC es hoy por hoy comparado a la Fórmula 1 o al fútbol como un Ferrari o un Real Madrid, un equipo puntero con un presupuesto muy grande con gente detrás muy entendida. Es todo a lo grande, con unas posibilidades a todos los niveles. Allí tienen grandes estrellas y ahora voy yo. Que esté yo ahí también quiere decir que es un equipo grande”

 

El entrecomillado guarda para un servidor muchas dobles lecturas. Al margen de la casi “obligada” mención a Ferrari, por lo que le une y le puede unir a su piloto estrella, menciona el Real Madrid, ese equipo que un día coleccionaba “balones de oro” como BMC campeones del mundo y ahora olímpicos sin mayor criterio que el cartel. Sea como fuere que no se alborote la parroquia, decir que BMC es un equipo grande no es minusvalorar Euskaltel sino retratar la realidad tal cual. Aunque tomando esas mismas palabras, añadir que “lo bueno es que ellos me querían desde el primer momento y eso se agradecer” es también rozar el delirio cuando la operación se ha cerrado con la temporada ya en marcha.

A su vez Jim Ochowicz -mandamás en “chez BMC”- afirma que “Sammycomo tan gusta llamarle en las elites angloparlantes- añadirá un alto grado de habilidad y experiencia para el BMC Racing Team. Él  puede cubrir todas las bases, pero en particular, esperamos tenerlo para sostener a sus nuevos compañeros de equipo en las clásicas de las Ardenas y en las grandes vueltas”. Es decir la temporada de Samuel es una moneda al aire. Lo que en muchos equipos sería sota, caballo y rey, en esta megaestructura puede acabar en cualquier otra cosa, al tiempo.

Que Samuel quedara fuera del pelotón entraba fuera de toda lógica. Presente en la puesta de largo de la Vuelta a España, con estatus de estrella señalando el cartón del recorrido y todo, nunca perdió el foco de unos medios que lo situaron en Saxo Bank, con su íntimo Contador, primero, posteriormente en Dubai, como los futbolistas venidos a menos, luego en Cofidis y también disfrutando de un año sabático a la espera de que el equipo de Fernando Alonso iniciara su marcha.

Ahora Samu ficha por un año y ojo las apariencias, porque es el plazo que le faltaba ligar para llegar al proyecto de su querido Alonso en disposición de ser competitivo. Y digo ojo las apariencias pues a nadie se le escapa que la presencia de Samuel en ese equipo es casi tan sagrada como la de Wiggins cuando arrancó el Sky. Si todo cuadra, y Samuel tiene esas intenciones, deberá ser cauteloso con lo que entregue y exponga estos diez meses en esa escuadra cargada de millones pero carente de criterio llamada BMC.

Imagen tomada de Juanjo Aza

Publicidad

3 COMENTARIOS

  1. Hombre, Wigins con todas sus medallas en la pista, consiguió SKY como sponsor y luego lo llevaron a la carretera, Samuel no creó consiguiera todo eso.

Deja un comentario