Los errores semánticos entre Bradley Wiggins y Team Sky

1
3
vistas

Casi apartado de la competición dura desde que fuera campeón olímpico, Bradley Wiggins da que hablar por cuestiones que aunque relacionadas con el ciclismo no son hechos del día a día en la carretera. En el Campeonato del Mundo mostró cuán grande fue la apuesta del ciclismo británico por Tour y Juegos Olímpicos, pues casi todos sus cartuchos llegaron ya sin pólvora.

Gusta mucho en el mundo anglosajón el término de “leyenda”. Son los creadores intelectuales del “Hall of fame” e incluso han acuñado galerías tan friquis y carísimas de visitar como el Madame Tussaud londinense, donde figuras de cera perpetúan sus celebridades, sus leyendas.

Alrededor de Brad Wiggins crece el debate sobre la idoneidad de estar o no en el próximo Tour. Habla en estos términos un técnico del Team Sky llamado Shane Sutton: “Me gustaría ver a Wiggins abandonar el deporte como una leyenda, los logros que ya ha conseguido le sitúan muy arriba en la historia del ciclismo, pero para tener el estatus de leyenda, y para eso tiene que ganar las tres grandes vueltas”.

Se abre la puerta a que el largo inglés no defienda su privilegiado dorsal y al tiempo que Chris Froome capitaneé la escuadra británica en julio. Que un ciclista defienda sus opciones de ganar las tres grandes a los 32 años es curioso, pero lo es más que sin los tres recorridos en mano, sin las altimetrías definidas al 100% se lancen globos tan pesados como el de decir que un ganador del Tour, totalmente hábil y en edad de merecer, renuncie a defender sus laureles.

Y es que el concepto de leyenda es muy grande como para creérselo ya en Wiggins. O al menos no en la medida de los grandes de todos los tiempos. El inglés aunque profesional y entregado como pocos me parece lejos de ese nivel, incluso me atrevería a decir que ganar las tres grandes no significa ser leyenda. Contador lo ha hecho y me parece también lejos de esa etiqueta. El vocablo “leyenda” encierra como decíamos del de “clásica” un peso específico y arraigo más amplio como para decir que la triple corona es acreedora del mismo.

A Wiggins sí que le calificaría de leyenda en pista, ganando en dos olimpiadas la misma carrera, la persecución, si a ello le sumamos sus mundiales y la perfección que alcanzó en los velódromos añadida a la pasión que los británicos le dispensan, aquí sí podríamos estar hablando de este concepto tan difuso que dependiendo quien lo use en una u otra dirección.

 

Foto tomada de http://www.thefootdown.co.uk

Publicidad

1 COMENTARIO

  1. En mi concepto de "leyenda" la verdad no entra Bradley Wiggins, ha ganado un Tour , unas olimpiadas y alguna carrera más; pero yo diria que le quedan cosas por hacer para llegar al estado que se le atribuye. No ir al Tour a intentar revalidar el número uno, a mi personalmente me demuestra que es un "dandy" que hace lo que le viene en gana.

Deja un comentario