Connect with us

Los frenos de disco y Orwain Doull

Ciclistas

Los frenos de disco y Orwain Doull

Los frenos de disco y Orwain Doull

Tiempo de lectura:2 Minutos

En Abu Dhabi tiene lugar uno de esos bolos multimillonarios que los jeques sostienen para su mejor gloria y mayor reflejo en los gustos occidentales, gustos que ahora incluyen la bicicleta y su glamour centenario. Hace unos días fue Omán, antes Dubai. Abu Dhabi tiene la singularidad de reunir una pléyade ingente de estrellas: Nairo, Contador, trabajando para Mollema, Nibali y otros, entre ellos velocistas de todo tipo y tamaño, incluido el pequeñín Caleb Ewan, que necesita foguearse con los grandes nombres.

La carrera pasaría sin más historia, si no es por un nuevo episodio en este despropósito que es la introducción de los frenos de disco en el pelotón profesional, sobre lo que tanto se está escribiendo y opinando. El primer mantra habla de que el ciclismo es involución, que no quiere cambios, que le cuesta la novedad y aunque es cierto, a medias, no cabe duda que este freno implica muchas cosas, y a veces no es la reticencia ancestral a los cambios y sí la forma de introducirlos.

El freno de disco es el ariete del poder de las marcas de bicicletas en el ciclismo profesional. Están obsesionados con meterlo, como sea, pagando, me consta, ingentes sumas y sin procurar guardar las formas. El Quick Step es el banco de pruebas, Tom Boonen se retrató sonriente con esos frenos, Marcel Kittel salió en el emirato con él en la primera etapa y tras el accidente de Orwain Doull lo retiró en la segunda, “por respeto a mis compañeros” dijo.

Lo siento pero como diría el portugués “eso es teatro del bueno”. La imparable presión de las marcas parece inalterable. Porque no es sólo el proveedor de el Quick Step, Specialized, también son otras, que juegan, que mueven sus hilos en la UCI. Orbea también habló no hace mucho de su conveniencia. Nuestro amigo Sergio Palomar los defendió aquí mismo hace poco, Roski Bike, otrora Jordi Berenguer, también los aupó. Sin embargo no convencen, Contador, Froome y otros los denigran. ¿En qué quedamos? El año pasado entraron y salieron. Ahora vuelven a entrar…

Lo curioso del tema es que el accidente en cuestión y el corte de Orwain Doull no son achacables al 100% al disco. Ese corte alimenta las sospechas sobre los discos, pero también puede ser por el pie de la vallas, todo ocurre tan rápido que poner la mano en el fuego te acaba quemando. Es decir un sin Dios.

Y aprovechando eso que dicen del Pisuerga, ponemos sobre la mesa el nombre de Orwain Doull y quién es este ciclista que promete mucho no, muchísimo. Es el producto 100% Sky, fue campeón olimpico con la cuarteta británica que dobló el récord del mundo en Río y este es su primer año en el equipo que viste de negro, tras hacerse en los hornos del Team Wiggins. En el Tour Down Under se fue para casa para que le extirparan el apéndice y ha perdido siete kilos de peso, ahí va también masa muscular.

Los aires de Doull no son bajos y antes de que la música empezara a sonar ya dijo que quería ir al Tour de Flandes en un equipo donde la plaza en estas carreras esta carísima. Doull ha saltado a los titulares por un tema colateral, pero no creo que sea la última vez que oigamos sobre él. Anotad ese nombre y las miguitas que dejaron Geraint, Kennaugh y Wiggo.

Imagen tomada de @SophieSmith86

INFO

Mira los descuentos de Canyon en el Tour de Francia

Clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Ciclistas

Patrocinado

Inicio