Connect with us

Los gigantes de Niza

Destacado

Los gigantes de Niza

Hoy hemos tenido al mediodía un partido de la FA Cup en Teledeporte, un cruce que el Tottenham resolvió de goleada. Un partido en UK es siempre una fiesta, un canto al fútbol, cada vez más mercantilizado, con el cierre progresivo de esos estadios medio roídos de siempre por grandes anfiteatros que alejan al público del jugador y de la esencia del fútbol y el juego.

Que sepáis que cuando veíais ese partido, Teledeporte hacía dejación de sus funciones de servicio público -Contador y París-Niza fueron TT-. Gracias Carlos de Andrés, gracias por ponernos en diferido y con todo el pescado vendido, otra gran etapa de la París-Niza que acostumbra a ser la ultima y más cuando Alberto Contador en liza. Gracias por privarnos del ataque del madrileño, de la emoción que nos eriza, de la progresión de David de la Cruz, de las grandes formas de Marc Soler. Gracias y recordad cuando retransmitáis el Tour y digáis que el futuro del ciclismo español no es tan esplendoroso, recordéis que vosotros omisitéis uno de esos episodios que hizo importantes estos corredores.

Estaba claro ayer. cuando echábamos cuentas sobre lo ocurrido en la etapa reina de la París-Niza, Sergio Henao no podía estar tranquilo. Lo lamento por los seguidores colombianos que se toman una crítica a uno de los suyos como asunto de estado, pero lo cierto es que Henao ha caminado en el filo, durante más de medio centenar de kilómetros pero, eso sí, ha sacado la cabeza y demostrado que ese amarillo no le quedaba grande, le iba perfecto, aunque en más de un momento el cuello no le llegara a la nuez. Henao ha sido un gigante.

A más de cincuenta de meta, Jarlison Pantano, otra vez excelso, aceleró y allanó el camino para que Alberto Contador lo volviera a hacer. Cincuenta kilómetros, hay que tener unos cojones infinitos para armar un ataque así, y hacerlo tras haberlo hecho muchas veces. El gesto de Luke Rowe a Henao fue elocuente: “Sal tú que estos se te van”.

Normalmente la jornada final de esta carrera es un día importante para el ciclismo. Ha sido una etapa de gigantes. Por partes, Henao, templado, sin perder los nervios, recogiendo los trozos de su equipo para salvar un maillot que yo creo que más de uno hemos visto en las espaldas de Contador. Henao ha ganado porque ha sido el mejor en el computo general de la carrera y eso en una vuelta por etapas es clave, aunque algunos se queden con el epílogo y la rúbrica de Contador.

Contador, eso sí, Contador, un ciclista que nos pone frente al espejo. Excelso en la carretera, le ha dado al Trek motivos para estar muy satisfecho con su fichaje en escasos dos meses. Su figura “rossonera” al frente de los pelotones, repartiendo juego, proponiendo espectáculo, amenaza con hacerse perenne. Es un ciclista grande, enorme, de talla atemporal, qué pena que su boca le traicione en ocasiones, pero ya sabéis los humanos somos de todo menos perfectos. Como me dijeron el otro día, correr contra Contador es un coñazo. Henao puede dar fe.

Ni etapa, ni general, ni maillot amarillo,… la historia se ceba mucho con Contador, que nunca saca lo que busca en el Col d´ Eze, que se ha partido el espinazo y sigue con el casillero a cero. No temáis, no decaerá, en la Volta habrá más retazos, cuando los campeones hablan con el zarandeo de su manillar y el poder de sus piernas, no merecen más que nuestra admiración.

Imagen tomada de FB de Paris-Nice

INFO

Llega el buen tiempo y en la casa del ciclista te esperan

2 Comentarios

2 Comments

  1. camilodelosmilagros

    13 de marzo, 2017 at 3:19

    Desde que el ciclismo es ciclismo se ganan o pierden carreras por un segundo. Eso no minimiza al vencedor, ni engrandece al perdedor. Al contrario, los honra a ambos, porque demuestra que lucharon a muerte por la victoria.

    Yo no diría que Henao merecía perder sólo por salvar los muebles en el último suspiro, pues él estuvo en dónde tenía que estar el día de los abanicos, y también pagó un esfuerzo inútil durante la segunda etapa, fugado aquella inmensidad hasta que le cazaron, sin lograr distanciar a sus rivales.

    Por eso comparto la visión del artículo: son un par de gigantes. Este será uno de esos duelos que recordaremos con maravilla durante muchos años.

  2. Pingback: El ciclismo no necesita los tontos del fútbol - Ciclo21

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más en Destacado

Inicio