Los haters del Team Sky

2
29
vistas

La primera vez que recuerdo al Team Sky dominar el pelotón con la solvencia que lo hace estos días fue en el Dauphiné de hace cuatro años. Iba Wiggins de amarillo y tiraban de él, por las lomas del Joux Plane donde iba escapado Nairo Quintana, Porte, Rogers y Froome. Aquello me impactó. No era de recibo tal bloqueo de carrera. Dije algo así como “si esto nos espera en el Tour, estamos servidos”. Alix me dijo que si quería ataques me comprara el ProCycling.

Y pasó lo mismo en el Tour. En la Planche des Belles Filles la maquinaria negra se puso a trabajar y protegió su líder de todo ataque para que Froome ganara en la cima. Evans, Nibali y cía se dieron cuenta de que aquello iba a ser imposible.

Publicidad

Pasaron los años y esa maquinaria se perfeccionó. Atravesó por altibajos, no siempre estuvo en la perfección que está alcanzando en este Tour. Tuvo momentos de pánico, como aquella etapa de Pirineos en el que una bombilla se encendió en Movistar, aislando a Froome, entonces ya líder. Sin embargo hecho el daño, ahí quedó todo, llevando al inglés de origen keniata en carroza hasta meta.

Hace dos años el Team Sky hizo aguas desde el mismo momento que Froome se cayó en la entrada de los adoquines. Demostraron no tener un plan B. El shock de perder a su líder, añadido a que Vincenzo Nibali ha sido, junto en momentos puntuales Contador, el único que ha tenido bemoles a revelarse a la tiranía inglesa. Nibali hizo naufragar a Porte, investido líder por accidente del jefe, y a toda la escuadra. El año pasado, el grueso del Sky volvió a ser clave. Si Poels y Porte no llegan a estar con él en Alpe d´ Huez, no sé qué suerte hubiera corrido Froome.

Este año Sky está más fuerte que nunca. Cada vez que los líderes se quedan solos, incluso habiendo quemado Nairo el cartucho de Valverde, siguen tres o cuatro corredores con su líder. Yo a eso le llamo trabajo, dije que demencial, y levantó algarabía, pero es que lo pienso así. Trabajo y mucho dinero. Con Froome hay varios ciclistas que podrían ser top ten.

A raíz de esa apreciación me han hablado de drogas, de dopaje indiscriminado, de cosas gruesas, que sinceramente verter con esa alegría demuestra que hay una legión de personas que quieren que pite un ciclista del Team Sky.

A ver, los ingleses no son hermanitas de la caridad, tienen lo de Henao, que atufa y mucho, con explicaciones vagas, tanto que parecen increíbles que ocurran en una empresa que se dedica a la comunicación. El estudio que sacaron cocinado del rendimiento de Froome el año pasado no acabó de arrojar la luz que se esperaba. Luego está aquel inhalador del Dauphiné del 2004. Tras aquella pillada Froome no rindió nunca al nivel presumido en todo el año. Por contra en su camino se desprendieron de todo aquel que tenía olorcillo a sospecha, Sean Yates que ahora ejerce con discreción en Tinkoff. Proclaman “tolerancia cero”, yo la mano en el fuego no la pongo por nadie, pero hasta la fecha no han pitado.

Me preguntan quién era Wiggins antes de ganar el Tour, de dónde surge Froome en esa Vuelta que casi gana a Cobo,… me preguntan muchas cosas y sinceramente creo que esto es mucho más sencillo que todo eso. Todas las figuras tienen un momento en que cambian el chip. ¿De dónde surgió el Chiapucci que casi gana el Tour del noventa? ¿de dónde surgió el Perico que tuteó a los grandes en el Tour del 83? ¿y Fignon? Qué queréis que os diga o qué queréis oír.

El Team Sky ha alcanzando la casi perfección en el Tour porque algo harán bien respecto a sus rivales, como éstos algo bien harán el resto de la temporada para que los de negro no hayan ganado más que un monumento y ninguna otra gran vuelta en seis temporadas que llevan en el pelotón. El Team Sky cuenta por sonados fracasos los Giros que ha asaltado hasta con tres diferentes líderes: Porte, Wiggins y Landa. A la Vuelta sencillamente han llegado o tostados o con estrecheces tácticas como la edición que ganó Cobo.

A Froome se le ha acusado de todo, hasta de matar a Kennedy. Sólo falta que la legión de haters que se abre a su estela le agreda en una cuneta, Dios no lo quiera, como hicieron con Merckx o Hinault o como le insinuaron el año pasado cuando le tiraron un frasco de orina -gracias Javier Sánchez-, pero como digo creo que todo mucho más sencillo. ¿No te crees este ciclismo? ¿te resulta insufrible lo que ves? apaga la tele, es que no podemos decir otra cosa. Todo esto pasa cuando se dice que el ciclismo es el deporte más perseguido y controlado.

Parece que Muchos viven poniendo una vela a su santo de cabecera para que el Sky pite. No creo, a la vista de lo que ganan, que tengan mucho margen, entiendo que el control es el que ha de ser -sí Froome se saltó alguno porque cenaba con su chica no sé dónde- y sus rivales, principales damnificados, parecen estar de acuerdo con el proceso -eso que se llama omertá-, pero señores es lo que hay, y cuando miras alrededor no ves cosas muy diferentes, ni en ciclismo ni en nada. Es esto o ver la novela, no cabe otra. Vosotros elegís.

Imagen tomada del FB del Team Sky

INFO

Si quieres que te enviemos la bicicleta puedes ponerte en contacto con cualquier agencia de Nacex

2 COMENTARIOS

  1. […] La colección de personas que quiere ver caer al Team Sky crece al tiempo que sus mentores no encuentran una salida al embrollo del paquete que le dieron a Wiggins hace seis años en el Tour. Es curioso, dos tendencias tan al extremo que caminan de la mano, sincronizadas para estupefacción del personal. “Aquí corre el EPO” fue uno de los muchos comentarios que me dejaron tras la victoria de Kwiatkowski en la Strade Bianche. Eso ya es como Trump con su predecesor, del que dice cosas gruesísimas y no pasa nada. […]

Deja un comentario