Los héroes de la bicicleta son silenciosos

0
21
vistas

El otro día os comenté que el ciclista por la ciudad o la carretera es el mejor prescriptor de la bicicleta en nuestra sociedad. Lo hicimos en base a un anuncio que lleva estos días a cabo el Ayuntamiento de Barcelona para incentivar el uso de este vehículo por la ciudad aunque apuntando una serial de normas, tan básicas y obvias que cualquiera pensaría que el ciclista medio que se mueve por las calles desconoce.

También hay otros actores en la vía y en la vida pública que ayudan a que la bici gane paulatinamente su espacio, son actores inesperados e involuntarios y ocurre que con sus gestos, actitud y buena fe se han ganado nuestro respeto y admiración.

Uno de ellos lo conocéis bien, es Anna González, de la Seu d´ Urgell. Anna perdió a su marido en un accidente de carretera y ahora pide, bajo el hashtag #PorUnaLeyJusta, que las cosas mejoren para los ciclistas que salen a la carretera. Su discurso llega ya a niveles políticos y su vídeo ha sido viral con la participación de gente popular y los mejores ciclistas españoles.

La actitud de Anna, de auténtica hormiguita con voluntad de hierro, ha conseguido que las cosas al menos se planteen, hecho que ya es reseñable. Su lucha viene a posteriori, tras una pérdida dolorosa, y eso encierra un mérito enorme. Su lucha es argumentada, concienzuda y educada.

Al mismo tiempo, los que viváis en Catalunya habréis oído en RAC1 estos días algo sobre el atropello de un peatón por un ciclista en una calle de Barcelona. El hecho recordó la muerte de Muriel Casals, hace unos meses tras un hecho similar. La concatenación de acontecimientos invitó a pensar que hubo negación de auxilio por parte del ciclista, hecho que quedó desmentido por el propio ciclista que acudió a declarar afirmando que en el momento del atropello la mujer estaba aparentemente bien.

Con este pequeño rodeo argumental, vamos a la reacción del marido de la persona accidentada, un auténtico señor, un caballero que en ningún momento criminalizó al ciclista, que entendió que posiblemente en el el momento del accidente su esposa estaba bien y que fue al rato cuando empezó a encontrarse mal,… incluso antes de la declaración del ciclista.

Un ejemplo, de verdad, desde una persona, que supongo estará pasando por momentos duros y que en ningún momento despotricó y se puso en situación. Una persona que, como Anna, en un momento de tristeza infinita, pide mejoras para todos, para los ciclistas, para los coches y para los peatones, que no busca culpables y sí soluciones, que propone y habla desde el más absoluto respeto incluso con el dolor apretando por dentro.

Estos son nuestros ejemplos, y no el vocifero que pone el grito en el cielo en cualquier situación de conflicto. Así, con el ejemplo de estas personas, quizá un día seamos un modelo de sociedad civilizada.

Imagen tomada de vive00.sanmiguel00.es

INFO

Novedades en Santa Fixie…

Publicidad

Deja un comentario