Los horizontes de la bicicleta

0
1
vistas

La semana pasada Ifema, el recinto ferial de Madrid, un lugar que conozco pero muy bien, fue presa de bicicletas, ciclistas, aficionados y todo el mundillo que engloba este universo que cada vez tiene más adeptos, contra todo pronóstico y a veces lógica. La invasión fue a causa de Unibike y creo que otra vez pudimos apreciar que hay ganas de hacer cosas, que el sector se mueve aunque también, en conversaciones de pasillo, se admite que la guerra tan bestia que se ha instalado en los canales de distribución también se cobra víctimas y la salud de muchos profesionales.

Al margen de la impresión que nos llevamos del evento, la que básicamente acabamos de describir, creo que es interesante ordenar un poco lo que la Ambe, la asociación de marcas de bicicletas de España, nos pone encima de la mesa. Un cuadro que suena bien pero que esconde matices que aprovechamos en este jueves de ciclismo urbano para describir.

Que el informe de la Ambe sea el tercero de su historia habla de que el fenómeno bici como lo apreciamos ahora mismo es relativamente tierno en España. Dicho esto llama la atención el florecimiento de empresas del ramo, llegando hasta las 337, en un momento económico que no es el más halagüeño. En concreto, además, la asociación destaca la creación de hasta 18 empresas de carácter industrial relacionadas con la bicicleta, mientras que el número de tiendas también sube, más de un 8%, superando las 3000, aunque aquí hemos de señalar que entra de todo, desde venta a reparación y alquiler de bicicletas. Si nos pedís impresión creo que precisamente son estos dos últimos tipos los que deben crecer más, por el sencillo motivo de que por internet aún no te arreglan la bicicleta on line.

Las marcas instaladas en España son de todo un poco y revelan el crecimiento de ciertos subsectores que, relacionados con la bicicleta, siguen su propio camino. En ese sentido ganan peso componentes, accesorios y textil, eclipsando la propia bicicleta, mientras que alimentación y electrónica también tienen su cuota, lo que perfila un usuario que no sólo sale en bici sino que se preocupa de todo lo que le rodea. No obstante la venta de bicicletas sigue siendo la primera fuente de ingresos, destacada además, del gremio.

En la venta de bicicletas un dato curioso, bajan las unidades vendidas a través de grandes superficies, signo que creo se explica en que la gente las percibe como de menor calidad y que el gusto se va refinando por momentos. Sube por encima del 12% la venta en tiendas especializadas. Más del 23% de lo que se vende en una superficie o local deportivo está relacionado con ciclismo, superando incluso al fútbol.

En tipos de bici, crece la bicicleta eléctrica casi tanto lo que desciende, curiosamente, la de ciudad. La gente se anima a salir en bici, pero con un extra que les ayude en las no pocas pendientes que por ejemplo las dos grandes ciudades españolas tienen, Barcelona y Madrid. La bici de montaña es la estrella, significando casi la mitad de unas ventas que tienen el precio medio por encima de los 600 euros, lejos de los 1500 de la carrera, que sin embargo se queda en un modesto 6% del total. Esperanzador es que el 35% de las bicis vendidas hayan sido para niños, viendo la cultura que crece en las ciudades ¿tendremos aquí futuros ciclistas?

Y por último lo laboral, el tema del empleo. Se estima que el ramo da trabajo a casi 19.000 trabajadores, entre empresas y comercios. Este año se ha contratado a más de un 13% más de personal, listón que está por encima de la media de los sectores en la creación de empleo.

Ya veis, poco a poco, en todos los campos el tema parece que avanza, con sus complicaciones, como os dije, las cosillas propias a cada sector, sin embargo hecho una cuestión de menos, ¿para cuándo la bicicleta y su gente tendrán la medida real de lo que influyen en la política y diseño de infraestructuras?.

Imagen de la Factoria Orbea

INFO

Pago seguro, envío gratuito y devolución sencilla con Santa Fixie