Los indudables encantos del Lotto- Soudal

0
3
vistas

No es la primera vez que lo decimos. Se ve mucho más ciclismo en los circuitos continentales que en el World Tour. Sin duda, rotundo. Es ciclismo, como ya hemos dicho, que se disputa sin corser, no sé si con los pinganillos fallando, pero sí que al final dan el espectáculo y la dosis de emoción que las grandes citas, por su envergadura, enfrían en la nevera de los calculadores.

Estos días previos al Mundial, para un servidor la carrera más esperada del año, hemos visto un serial de clásicas de las que destacamos dos, en terreno belga, que curiosamente nos dan la climatología húmeda y peligrosa que no vemos desde hace muchas primaveras.

Nos referimos al Gran Premio de Valonia y el Impanis, que recuerda también a otra leyenda del tamaño de Peter Van Petegem. En ambas se impuso un maillot rojo del Lotto, un equipo que sinceramente nos tiene ganados con la casaca más bonita del circuito y unas bicicletas de estilo vintage que se clavan en el sentimiento flamenco por el ciclismo. Podrás montar muchas máquinas, pero llevar una Ridley es capitalizar la pasión belga bajo tus piernas.

Sin embargo también tienen que ver varios ciclistas con nombre y apellido. Ciclistas que seguramente no sea la primera vez que veáis por estas líneas. Nos gusta el Lotto por la sencillez que transmite André Greipel, el mejor velocista de último Tour que vive en su pueblo alemán discreto y en la soledad que se impone al ciclista en aquel enorme país desde hace unos años. Nos gusta por el descaro de Tim Wellens, un corredor con muescas contadas, pero qué muescas, pues en su juventud adivinamos un Bartoli o Argentin o Jalabert en potencia, un ciclista de esos que no necesita ganar un Tour para enamorar, porque su sólo arrojo sobre el manillar llena la pantalla.

Nos gusta por Tony Gallopin que es olfato y clase a partes iguales con pocas pero muy buenas victorias. Nos gusta por el trotamundos que diseña zapatos Adam Hansen, un tipo que derrocha energía a pesar de porponerse el poco moderno reto de medirse con Marino en las grandes vueltas concluidas.

Nos gusta por Kris Boeckmans, a quien deseamos una pronta recuperación de su caída en la Vuelta, justo cuando saboreaba una temporada cargada de buenas victorias. Nos gusta por la machada del año, la escapada de Jurgen Roelandts en la Gante-Wevelgen. Y también por la calidad y juventud que imprime Tiesj Benoot, ojo con él….

Nombres que entroncan, volviendo a Valonia e Impanis, con sendas victorias, emocionantes, cargadas de sapiencia por parte Jens Debussechere y Sean De Bie. Carreras grises, ventosas, húmedas, como anticipando el ciclocross que ya llama a la puerta de los corazones belgas.

INFO

Con Nacex lleva la bici everywhere, disfrútala en destino pero no cargues con ella…

Deja un comentario