Los Juegos de Hermida: Sydney

0
6
vistas

Ha pasado mucho tiempo, mi andadura en los Juegos Olímpicos empezó en el 2000, con motivo de Sydney. Recuerdo mucho el momento de la llamada para la convocatoria, un momento de gran felicidad. Tenía unos 22 años y me vino todo muy de golpe. Cabe reconocer que la llamada fue un poco protocolaria porque ya tenía campeonato del mundo sub 23 y de Europa. Se veía venir que iba a ser convocado, junto con Robero Lezaun. El seleccionador era Mikel Mendizábal, mi primer seleccionador de siempre. Fue un momento grande en casa porque el niño que jugaba con la bici con catorce años acababa de ser convocado para los Juegos Olímpicos.

En mi casa nadie pudo imaginar que poco después de los JJOO de Barcelona iba a ser convocado. Aunque en Barcelona yo no estuve, tuve una relación especial con esos juegos, porque soy de la generación que se aficionó al BTT por esas fechas. Catalunya se impregnó del olimpismo gracias al señor Samaranch y toda la ediccacion olímpica que se hizo tras varios años fue todo por esos juegos

Mi padre trabajaba en la construcción e intervino en el canal olímpico de aguas bravas de La Seu d´ Urgell. En mi familia soy el único deportista y mi vinculación a los JJOO vino por ahí. Además en el colegio se hablaba de ellos constantemente, recuerdo que estaban hasta en el temario.

Vi casi todas las pruebas de Barcelona por la tele, y el piragüismo en aguas bravas desde la grada. El gran momento de aquellos juegos fue la medalla de Moreno en el kilómetro en el velódromo y la descalificación de Massana cuando estaba a punto de entrar en el estadio en la carrera de marcha. Fue tremendo.

El olimpismo me gustaba porque no deja de ser deporte y eso siempre te gusta. Te haces fan de todos los deportes pues tienes a todos los mejores al mismo tiempo en la tele durante dos semanas

La primera edición del BTT fue en Atlanta. Recuerdo que ganó Brentjens por delante de Martínez. Tampoco creáis que la inclusión BTT fueun gran bombazo para mí. Todo era novedad, y era juvenil. No sabía si el BTT iba a mantenerse mucho tiempo. Para mí las referencias eran competiciones como Copa del Mundo y Mundial

En Sydney conocí el olimpismo con mayúsculas, eso que me habían enseñado en los libros. Ahora yo era partícipe de ello. Fue fantástico, además en un país que me enamora como Australia, por su exotismo, su cultura y porque quieras que no, en el 96, gané mi primer mundial allí como juvenil. Fue la primera vez que cogí un avión. Correr mis primeros juegos ahí fue el jack pot del casino.

Años después estaba allí en unos Juegos. Fue un año en el que me encontraba muy bien como sub 23 corriendo entre los elites. Aprendí mucho de Lezaun, era muy divertido estar con él. Entrenábamos juntos, también con Somarriba, con algún otro pro como Olano y Freire, en su primer año de Mapei.

Conocí mucha gente, me gustó aprender lo que son los Juegos de forma rápida y sencilla. Incluso la carrera salió perfecta, quedé cuarto cerca del podio. El equipo de BTT forjó una bonita amistad de aquella experiencia. En la Villa Olímpica coincides con mucha gente importante que pasa por delante tuyo, desayunando a tu lado y en chándal. Luego los ves en la televisión.

Generamos buena sintonía con los de waterpolo Estiarte, Rollán y compañía, el que hizo de hermano mayor… También con la selección de balonmano con Urdangarin al frente, cuya seguridad venia a comer con nosotros porque les gustaba mucho el BTT, y además eran practicantes. Iban vestidos como cualquier otro deportista.

Vimos a Gabriela Szabo, que además entrenaba a veces en Font Romeu, cerca de casa, y a Paola Radcliffe. Salimos con Perdiguero, Freire, Olano, Santo González… estábamos en la misma casa y lo pasamos bien sabiendo de las interioridades de la carretera…

Por José Antonio Hermida

Imagen tomada del FB de José Antonio Hermida

Deja un comentario