Los lujos que sólo Cadel Evans puede permitirse

0
1
vistas
Hace unos días, poco después de conocer el recorrido del Tour de Francia, Cadel Evans daba trazos al aire de lo que será su campaña 2012. Novedades sinceramente sí que transmitió. Quizá alentado por su formidable éxito francés, se lo quiere jugar más al Tour, hace bien, se lo puede permitir. Si bien le supo una vez, mejor le sabrán dos.

Evans, primera ganador australiano del Tour, omitirá el Tour Down  Under, no le conviene a su preparación asegura. En España bien sabemos de grandes que obvian la Vuelta por necesidades de la preparación, los resultados cargaron de razones a Perico e Indurain.

A pesar de no esquivar las obligaciones de las Ardenas, donde en circunstancias normales es  uno de los pocos que puede sombrear las posibilidades del ahora compañero  Gilbert, algo que habla de su polivalencia, parece que carreras como Tirreno o Romandia, allí donde partiría con el dorsal uno, tendrán que privarse del ganador del Tour en plenitud.
¿El objetivo? Llegar fresco al Tour. Tras arañar ambición al paso de los años, el Tour le ha llegado quizá cuando menos lo esperaba y por eso quiere jugarlo a su exclusiva victoria. ¿Diversificar? Eso lo deben hacer otros, no él. Cada año, un puñado de figuras, desde tiempos inmemorables, hace del calendario su pretemporada y del Tour, el objetivo. Se produce pues un efecto de cuello de botella, no todos pueden ganar. Entonces surgen las críticas de quien sí y quién no debería permitirse un año en blanco por y para el Tour. La historia está llena de fecundos ejemplos.
No es el caso de Evans, un ciclista honrado con el público. Lo que vemos es lo que hay. De huraño chuparruedas, criticado hasta los huesos, descubrimos que algunos aprenden de los errores, y Evans lo demostró en el Galibier. Quizá su mayor lección se la diera Sastre tres años antes en Alpe d´ Huez. Por de pronto, este próximo año, el recorrido le favorece, si bien, a fuerza de ser objetivos, creo que si las condiciones de Contador emergen como de él se espera, no lo va a tener fácil para reeditar.
De cualquiera de las maneras, conviene recordar que alrededor suyo se abrió un proyecto llamado BMC, a imagen y semejanza del que quiso activar Cervelo en exclusiva, pero con mayor fortuna y recorrido. BMC es ahora uno de los referentes del ciclismo internacional, un faro de tendencias, que ha dado la vuelta al concepto que muchos pensaron que sólo con dinero los proyectos andaban solo. Y es que los bocetos perfilados con vil metal andan sí, pero con fecha de caducidad. Estos necesitan de alma y Cadel la puso, la pone, la pondrá…
Si te ha gustado, que espero que sí, algo al menos, dale a alguna de esas pestañas de divertido, interesante,…

Publicidad

Deja un comentario