Los motivos para desconfiar del deporte español

2
3
vistas

Parece que España devanea  en el candelero. En el ojo del huracán dicen algunos. En economía huelgan comentarios. En el deporte la presión lleva presente desde hace más tiempo. Desde que el príncipe monegasco Alberto puso en cuarentena las opciones de Madrid para acoger las olimpiadas que este año irán a Londres, el goteo malayo es incesante sobre las cabezas pensantes de nuestro deporte.

Este lunes España juega su último partido de la primera fase de la Eurocopa con muchas opciones de pasar a cuartos y paradójicamente con la sensación de pisar terreno pantanoso en el posible arreglo del resultado con Croacia, algo que sacaría a Italia del torneo. Los italianos, tan expertos en la materia de arreglos y amaños, como vemos en su competición doméstica, se apresuran en meterle presión a la Roja y lo hacen tocando un tema sensible, una cuestión para mí vergonzosa como fue el descenso del Villarreal a segunda.
“El fútbol está podrido” me comentó ayer una persona muy aficionada y conocedora de la puntualidad con la que cobraban los jugadores del equipo castellonense. No apurados con los problemas en muchos de los clubes que han tenido que hace encaje de bolillos para seguir adelante, se manda a la categoría de plata a un equipo al corriente de pago con sus jugadores, mientras otros con sangrantes deudas siguen en la máxima esfera. Si alguien con dos dedos de juicio arriara la bandera de la equidad no podría permitir tal chapuza.
Sin embargo parches y remiendos marcan la agenda disciplinaria de nuestros mentores deportivos, y claro ello trasciende, como no podría ser de otra manera. No hábiles para lavar la mierda en casa propia, hoy, que todo se sabe, la Roja queda tocada por esa increíble estrategia del avestruz que no se exhibe para declarar la Guerra Mundial a Francia por el “affaire Guiñoles”.
Esa táctica es la misma que nos impide saber qué cojones ha pasado con Marta Domínguez o dónde están las bolsas de sangre, entiendo que ya putrefacta, de la Operación Puerto. Por cierto ¿cuál es el nombre del secretario general de deportes? No sabe. No contesta. Luego cuando los fulleros italianos insinúen que puede haber mamoneo entre España y Croacia dirán que “pero qué manía nos tienen”. 

2 COMENTARIOS

  1. Empezaré por el final de tu articulo, ¿donde está Marta Dominguez? Espero que acunando a su bebe y que todo le haya ido bien. En cuanto a lo de desconfiar del deporte español y entendiendo en deporte al "futbol", me parece que la cosa queda en "ese tema ni me lo toques" se comenta de pasada en las noticias y acontinuación salen los miles de aficcionados que viajan al lugar donde se va a jugar el partido.Hacer encaje de bolillos es muy dificil, por lo que como dependan de ello para seguir adelante… lo tienen crudo.Entiendo que un equipo pequeño baja de categoria sólo por ser eso ¿pequeño? ¿Y eso no son amaños?Y ahora que lo dices ¿Quién es el secretario general de deportes?

  2. Yo creo que los amaños siempre han estado ahí, ligados al deporte. Es una de las salsas(para mí agria) que lo alimentan. Por otra parte es más fácil "hechar mierda" sobre equipos pequeños y con presupuestos humildes, mandarlos que se acojan a una ley concursal mientras otros todopoderosos, tienen deudas y gastos más numerosos, pero cómo son los que mandan se hace la vista gorda y punto. No debería ser así, pero lo que no ocurre en España, no ocurre en otro sitio

Deja un comentario