Los mundos del ciclismo urbano

1
6
vistas

La proliferación de ciclistas en muchas ciudades del mundo ya no es algo nuevo y está dando incluso para poder hablar de grupos dentro de un colectivo que cada vez es más grande. Lo que en su día fueron ciclistas esporádicos, ha crecido y se han asentado múltiples personajes y perfiles. Ahora la bicicleta es una tendencia tan asimilada que entre sus usuarios ya se empiezan a distinguir lo que podríamos llamar grupos o “tribus”, palabra tan utilizada en el entorno de lo urbano.

Quizá el más común de los grupos, pues los vemos al doblar cada esquina, son los “fixeros”, llamados así por recuperar bicicletas de piñón fijo como un concepto de simplicidad y limpieza en el dibujo. Un cuadro, sillín, manillar y dos ruedas componen su ideal de bicicleta. Nada más que las ensucien, ni piñones ni frenos, en algunos casos.

Publicidad

Como decimos esta gente se mueve en bicicletas de piñón fijo, o sobre bicis que parecen llevarlo. Acusan una estética muy marcada. Sus bicis son muy minimalistas, tomando como base una máquina de carretera clásica o una de velódromo. Se preocupan de las miles de combinaciones de colores y accesorios para que cada bici sea completamente diferente a las demás. Podríamos decir que la bicicleta es su prolongación.

Su exponencial crecimiento  ha dado lugar a muchas acciones y eventos enfocados a este tipo de bicis… desde critériums urbanos a cronoescaladas y hasta alleycats, por en medio de la ciudad quebrantando todas las normas de civismo y circulación y perjudicando en definitiva la imagen del colectivo.

Paralelamente tenemos a los “bromptom maniacos”, que no tiene que ser exclusivamente ciclistas de bicis plegables. Se trata de estos practicantes que sólo quieren hablar de esta marca en concreto. Para estos también hay una cultura del “tunning” y estética: concursos y eventos específicos para estas bicis todo con una estética específica, incluso carreras con americana y corbata…

También existe el amante de las bicis clásicas que se mueve con bicis antiguas intentando conservar la estética pura de la bici y siempre al acecho de la pieza que les falta para completar el puzle de su bicicleta. Tienen cierto perfil de ratón de biblioteca y se interesan por el origen y la historia de lo que llevan entre las piernas. Si tu bici es la más rara y autentica de la historia eres el amo. Esto ha generado un pequeño circuito de carreras cicloturistas inspiradas en esta estética retro donde la gente se disfraza de época y recorre parajes que intentan rememorar las antiguas gestas. Entre la gente más joven predominan las BMX para desplazarse y además  saltar algún que otro bordillo o jugar por el mobiliario urbano.

Nuestra conclusión es que cada uno adopta una estética concreta que se acaba de definir con su bici. La gente ha pasado de comprar la bici que le venden a comprar la bici que quieren o que les gusta por estética o coherencia. El estilo cada día forma más parte de los usuarios de las bicis en las ciudades más importantes del mundo, pero ojo que también existen quienes van en bici y no les dan importancia a todas estas cosas. Con todo lo más importante es que en las ciudades están todos juntos y los vemos circular a cada paso.

Desde Barceloneta Bikes

Foto tomada de marlprat.wordpress.com

1 COMENTARIO

Deja un comentario