Los nombres salvan el Mundial

1
7
vistas

Qué espectáculo Tony martin, el ciclista de las fragancias, un corredor que no estaba ante su mejor campaña, que volvió a fallar en la crono de los Juegos, algo que como cuádruple campeón del mundo, no es baladí. Martin, en el año de su debut en el pavé, con su generoso trabajo de larga distancia para Boonen en Roubaix, ya tiene su igualada con Cancellara, a uno de ser como el Etixx con BMC.

Mirad a Martin cruzar la línea de meta, en la reta que conduce a ella. Espectacular. Qué físico, qué piernas. La recreación lejana de Robert Fosterman, el hombre que tiene cuádriceps que abultan más que la cintura de cualquier mortal. Martin ha ganado sin discusión, de principio a fin, lo ha hecho ante el campeón vigente, Vasil, el ciclista total, Kiryienka, y Castro, en lo que ha sido el gran momento, yo creo, para la selección española en este mundial: su medalla de bronce.

Seamos claros, Castroviejo es bronce en una carrera como ésta porque sencillamente no había líder para quien trabajar. Este vizcaíno cuya entrega es incondicional, y que para el año que viene queda como gran baluarte de Nairo en Movistar, toda vez Ventoso partió al BMC reclamado por los grandes líderes, digamos Van Avermaet, se cuelga el bronce porque en una crono individual su esfuerzo no podía beneficiar a un tercero, era imposible.

No sé si para Castro esta medalla le resarce de las veces que se ha quedado con la miel en los labios. Yo creo que debería, porque en liza había un plantel bueno, quizá no el mejor posible, quizá no el de Río, pero entonces, con todos como un tiro, ya estuvo en un tris de subirse al podio, en detrimento, nada menos, que Chris Froome.

La plaza de bronce de Castro viene a desvelar la paupérrima temporada de Rohan Dennis, un corredor que el año pasado descolgaba su rivales en el llano, tirando como quien no quería la cosa, que voló en el prólogo del Tour, pero que en 2016 ha sido una sombra, casi lo mismo que Tom Dumolin en las cromos disputadas a pelo, tipo JJOO y Mundial. El holandés se crece con una crono larga y buena en una gran vuelta, en las pruebas de un día, por lo que fuere, es pólvora mojada. Curioso. No desperdiciar la “performance” de Ryan Mullen, un talentoso irlandés que calentó la silla del mejor durante gran parte de la jornada, quinto, habiendo lo que había en juego no es moco de pavo.

La parte de las contrarrelojes ya se ha consumido y lo mejor de la cita han sido los nombres, personas, ciclistas, deportistas que han sido puestos ha prueba como Roxane Knetemann, que tomó una rotonda mareada por el plomo de calor que caía sobre ella, y acabó enrededada a su bicicleta porque creo no sabía ni dónde estaba.

Son los signos de la globalización, de lo que en su día en el ente internacional dijeron “ir a donde va el dinero” aunque los ciclistas acaben cocidos. Nos tememos lo peor para la ruta, porque este sol, que nadie predijo cuando se firmó el jugoso contrato, puede hacer de esto una “Titan Desert” sobe asfalto, sólo los nombres podrán salvar este Mundial.

Imagen tomada de FB de UCI Doha 2016

INFO

El kit de Movistar disponible en Endura

Publicidad

1 COMENTARIO

  1. […] El año pasado en Doha, cuando la carretera cambió el sentido de la marcha, y el viento entró por donde los belgas quisieron, se quedó toda la selección atrás, sin opciones, sin nada más que aportar a una eternidad de meta. Esta vez el corte fue más cerca, en el ultimo giro. Cabe un consuelo, porque hace un par de años en Richmond, todos llegaron juntos y delante pero tampoco se vio color español en vanguardia. Esto no se corre a los puntos. […]

Deja un comentario