Connect with us

Los peones del Quick Step

Mundo Bicicleta

Los peones del Quick Step

Tiempo de lectura:2 Minutos

Cuando una marca se ha mantenido tanto tiempo fiel a un deporte, incluso en momentos muy duros, sólo cabe hacerle la ola el día de su retirada. La empresa de suelos Quick Step, como sabéis, está en la prórroga de su relación con el ciclismo y Patrick Lefevere anda buscando un nuevo mecenas.

Es curioso, QS ha estado en el ciclismo lo que más o menos ha durado Tom Boonen, siendo ésta además la casa del astro belga, quien también cuenta las horas para colgar su bicicleta. De hecho, previo al Tour de Flandes, los empleados de la firma le dedicaron un original acto de despedida a Boonen que habla de lo íntimas que han sido la trayectoria del ciclista con la singladura reciente de la empresa.

Sea como fuere en QS este año se han puesto las pilas, pero bien. Son un rodillo, funcionan como un reloj en todos los terrenos y ahí vemos el caudal de victorias que les ha sonreído. Este miércoles por ejemplo alzaban los brazos dos ciclistas azules casi al mismo tiempo, en la ribera del Escalda ganaba Marcel Kittel y en San Sebastián, David de la Cruz. Creo que el alemán se adelantó unos minutos, pero por poco tiempo no coincidieron al 100% en sus celebraciones.

El año pasado aplaudimos el QS de las grandes vueltas como un equipo resultón que funcionaba a la perfección, sacando partido a cualquier situación y engrosando el zurrón de triunfos cada vez que pudieron. Fue paradigmático su Giro de Italia con Jungels, Brambilla y Trentin, entre otros. Contrastaba con el vacío de las clásicas, clave en el balance de cualquier equipo que dirija Lefevere, donde una y otra vez tropezaban con los mismos errores.

Este año no, este año, los azules están bien, finos, en forma. No han dejado un gran podio por pisar y han conseguido recuperar Flandes con un excelso Philippe Gilbert, uno de los pocos corredores que puede corregir por sí solo la trayectoria de un trasatlántico como el de los belgas. Pero sería injusto quedarse sólo con la luminosa actuación del campeón belga. El equipo azul fue un reloj engrasado y en hora: todo funcionó, desde el corte que Boonen provoca en el Muur, la labor gris de un ciclista sobresaliente como Matteo Trentin y la baza en la recámara, con podio incluido de Niki Terpstra. Un 10.

Decían el otro día que QS no tiene un Sagan o un Van Avermaet, pero sí tiene el mejor equipo y eso le da potestad para decidir quién gana, para desgracia del campeón del mundo. Ahora andan metidos en la fiesta de jubilación de Boonen en Roubaix, a donde no irá Gilbert, para no entrar en conflicto, en lo que será la última performance de “todos a Boonen” que Lefevere haga en su vida.

Paralelamente tienen su bloque de vueltómanos y especialistas en Ardenas al 100%. David de la Cruz demostró fino olfato en Donosti, mientras que Julien Alaphilippe no deja de crecer como corredor y estatus. Tercero en San Remo, etapa y líder en Niza, veo al francés “on fire” para las Ardenas, donde tendrá a Gilbert y Daniel Martin con él. Vaya tridente. Casi tan poderoso como lo que pueden sacar en el adoquín.

Con este percal, puede estar satisfecho Lefevere, sacará o no mecenas, pero el rodillo va a pleno rendimiento y aún no ha llegado el Giro y un corredor que nos enamoró el año pasado, Bob Jungels….

Imagen tomada del FB del Quick Step

INFO

Mirad estas máquinas: un cuadro que ronda el kilo con 200 gramos…

Castelli_AGO-2-TOT
Castelli_AGO-2-TOT
Castelli_AGO-1-TOT
1 Comment

1 Comment

  1. Pingback: Los peones del Quick Step - Ciclo21

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más en Mundo Bicicleta

Inicio