Los pormenores del BMC

0
6
vistas

En el BMC tenemos un caso curioso y ciertamente representativo de que en el ciclismo no siempre el Tour es lo más importante, aunque desde luego su peso es innegable. El equipo de factura suiza está completando este año, y especialmente en las ultimas carreras, el mejor ejercicio desde su sonada irrupción en el ciclismo.

BMC es una marca de bicicletas que mantiene desde hace unos años una estructura ciclista enorme con una inversión que sólo se justifica y se alarga en el tiempo si eres un loco del ciclismo, como lo es su dueño. Dicho esto, la colección de campeones del mundo que ha pasado por la escuadra “rossonera”, al estilo de los balones de oro del tito Florentino, no ha dado los resultados que podría esperarse de aunar a Evans, Hushovd, Ballan y Gilbert.

Publicidad

Sólo de ellos, Evans ha dado buenos resultados, y cuando hablo de buenos resultados, me refiero al caché que aterosan porque Gilbert nunca rindió en BMC como en el Lotto año 2011. Sin embargo volviendo a Evans, el australiano le dio al equipo su mejor resultado de siempre, el Tour de hace cuatro años, pero en medio de una temporada gris en el conjunto del equipo pues sólo lograron trece triunfos.

Este año, con el cambio en la dirección del equipo asentado, las cosas se muestran mucho mejor. Ya no sólo por la cantidad de triunfos, si no que también en el numero de ciclistas que los ofrecen. 2015 ha sido la temporada de la explosion de Rohan Dennis, un purasangre de verdad, de la recuperación de Tailor Phinney y el de los buenos momentos de Ben Hermans y sobretodo Greg Van Avermaet, un ciclista por quien nunca hemos escondido admiración.

Sin embargo, la imagen de conjunto no siempre ha sido tal y a veces la llegada de victorias dio la sensación que provenir del talento individual de sus ciclistas. Así lo vemos en gran parte de los 31 éxitos que se computan, entre otros, tres etapas en el Tour, una de ellas la crono por equipos.

En el debe del equipo sigue estando Tejay Van Garderen y su “desmembramiento” ciclista cuando se le exigen responsabilidades mayores. El americano dejó el Tour enfermo y la Vuelta accidentado, eso es cierto, pero transmite la sensación de que le cuesta rematar lo mucho y bueno que se dijo de él. En casa, Alan Peiper, el mandamás directo, parece tener la solución. Si tu líder no acaba de carburar, ponle otro al lado y Richie Porte ya ha anunciado su fichaje

Deja un comentario