Los puntos que no sirven para nada de Valverde

0
4
vistas

La París- Niza ha finalizado nuevamente con Alejandro Valverde en el podio y el murciano al frente de la clasificación mundial, haciendo bueno ese vaticinio que hoy varios medios recuerdan: “Me fui siendo el número uno y volveré a serlo”. Desde luego que la pluriactividad del ciclista del Movistar es excelente y el resultado ha sido este arranque de temporada que a muchos ha causado huella.
Colectivo indefenso
Sin embargo, detenernos en el quehacer de Alejandro en este primer tramo de temporada no es nuestro objetivo, pues dimos cuenta del mismo no hace mucho. Queremos por el contrario poner el foco en la absurdez que sinceramente desconocíamos. Los puntos de Alejandro Valverde son inútiles para su equipo hasta 2014 en el ranking de mérito como me explica con total orientación didáctica Luis Román. Yo si fuera Movistar me pensaría mejor me pensaría dónde meter mi dinero ante lo que se dice una secuela de su castigo.
Hablamos de una suerte de prórroga de la condena que ya ha cumplido en forma de nevera para todo lo que logre el ciclista. Esto no deja de ser un desastre, si cada punto se tradujese en dinero para la federación internacional, tendría, a la vista de sus crematísticas intenciones, cierto sentido, pero a la vista de lo increíble del razonamiento no dejamos de sonrojarnos, sin rubor además de unir ésta en una línea de pequeños y medianos desastres en la gestión del ciclismo.
Quizá grabar bajo el logo de su telefónico mecenas, como se hizo en la Alemania nazi con los judíos, una seña de su consumida sanción a modo de apestado podría complementarse con el tiempo alejado de la competición amén de la evanescencia puntual como consecuencia. En ocasiones, como muchas veces la gente se pregunta, uno acaba desconociendo los verdaderos motivos de la UCI, sus reglamentos y sus métodos. Sus objetivos en cambio siembran una dirección clara: humillar al colectivo que les da de comer.
Si erradicar el dopaje quieren con medidas realmente disuasorias, las medias tintas no dejan de ser paños calientes, mover ficha hacia una sanción a perpetuidad una vez probada y reprobada la culpabilidad pudiera ser el mejor elemento preventivo en esta caza de brujas.  Eso sí si tal castigo se hiciera efectivo un día, reclamamos la transparencia que se omite siempre, es decir, marco de acción, definición de acción punible –no admitir a los pocos días que el dopaje no está probado-, castigo previsto y otros parámetros que en cualquier deporte civilizado se requieren indispensables.
Foto tomada de www.zikliamatore.com 

Publicidad

Deja un comentario