Los titulares que genera el ciclismo

1
1
vistas

No es que lo haya visto muchas veces. Las justas. De hecho cuando ocurrió pensé “joder otra caída de Hesjedal y encima la moto el chafa la bicicleta”. Es curioso como de la nada, de un lance de carrera, se ha armado un mogollón tal. A medianoche de este viernes la web de Marca tenía como noticia más leída la del motor de la bicicleta de Hesjedal. El Facebook, principalmente, todo tipo de publicaciones con el vídeo de marras mostrando las imágenes.

Incluso un importante medio cuyo CM es conocido de un servidor lo puso en su muro entre otras tantas noticias de diferente pelaje. Le pregunté por qué lo puso y me dijo que desde redacción se lo habían aconsejado pues el vídeo estaba resultando muy viral. Y tan viral. Media España conoce ya a Ryder Hesjedal, el ciclista que le birló todo un Giro a Purito, por su bicicleta borracha.

Es sencillo apropiarse de la conjetura en el ciclismo. No tengo ni pajolera idea si la bici del canadiense llevaba un motor de uno, dos o cincuenta caballos. Si lo llevara, allá él, tan delicado en cuestiones éticas. Arrojar la duda por inercia que toma la máquina es sencillamente hacerle el juego a quienes con su criterio han desacreditado la gran prensa de este país. Que medios que no dedican medio párrafo a la Vuelta, abran con esto les retrata. Luego cuentan que hay crisis del periodismo y esas cosas.

pistoPoco más que decir de la portada en la que Marca se reconcilió con el ciclismo. Si uno fuera mal pensado diría que el serial Contador alrededor de su lesión de rodilla, que al parecer no le ha impedido rodar como él esperaba, fue escrito desde la mesa de alguien de ese diario. Siento que el responsable de ciclismo de este medio, Fernando Llamas, se cabreara con un servidor al comentar dicha portada, pero sinceramente, hablar de “milagro” en este caso me parece una falta al buen sentido y de respeto a miles de deportistas que sí hacen milagros. Al ciclismo le haría falta un poco de la masa que enloquece con el fútbol, por un tema de cantidad, vamos, pero por favor, las lecturas futboleras de la realidad mejor dejarlas para eso, para el fútbol.