Los vanos intentos de Lance Armstrong por seguir vivo

2
6
vistas

Hace una semana que todos los aficionados al ciclismo nos asomamos a un canal de televisión que ni conocíamos para ver a Lance Armstrong confesar que se había dopado. La sorpresa no fue mayúscula, pero había expectación. Era un momento de impotencia, la parte de la realidad que no nos gusta, pero que existe y no se pude obviar.

Conocimos a Armstrong mucho mejor en una entrevista con Oprah Winfrey que en siete años de Tour de Francia. Aquel corredor insaciable e impasible que subía al podio con sus niños y parecía un padre modélico, el marido perfecto, el ejemplo a seguir, se nos reveló como un tirano.

No tenía remordimientos, no se sentía mal –aunque lo dijo muy de pasada, porque todos hacían lo mismo que él– y no fue allí a acusar a otros. Algunos ingenuos esperábamos que la UCI saliera un poco mojada de todo este embrollo, y ni siquiera una gota le salpicó.

Al contario. Lance alabó su sistema antidopaje implantado desde 2008, el pasaporte biológico. No hubo luz y taquígrafos. En aquel rancho de Texas, en aquel Col de Ramaz, no brilló el mejor desinfectante, no hubo rayos de sol, como decía Louis Brandeis; sólo iluminación artificial.

Cuando la USADA publicó el informe que inculpaba a Armstrong, la UCI aparecía por medio. Habrían ocultado casos de dopaje del tejano y recibieron dinero de él, para luchar contra el dopaje.

El máximo organismo que regula el ciclismo –con ideas que hacen daño al mismo, como los puntos UCI Pro Tour– se lavó las manos y sancionó a Lance de por vida, dejándole desposeído de su mayor tesoro aparte de la vida, los Tours de Francia. Un lavado de imagen de cara a la galería y tira tú que a mí me da la risa. En la época de los Tours de Lance, en la UCI estaba Verbrughen. Ahora está en el COI. Como ya he dicho antes, uno pensó que quizá la confesión de Lance aportaría datos reveladores y que él no se hundiría solo. Cada día que pasa me cuesta más creerlo. Parece que la UCI saldrá airosa de todo esto, y más teniendo en cuenta que el COI es el único organismo que podría llamarle la atención.

Travis Tygart, director de la USADA, ha sido entrevistado por la cadena americana CBS. Le ha pedido a Armstrong que vuelva a contar todo lo que sabe y colabore “plena y sinceramente”. Le ha puesto fecha límite el 6 de febrero. Los abogados de Lance han respondido que tienen la agenda muy apretada y que prefieren hacerlo con la UCI y la AMA, la Agencia Mundial Antidopaje.

Tygart dice que Lance mintió en la entrevista con Oprah en varios aspectos. Según el director de la USADA, que ha investigado al ex ciclista del US Postal durante años, Armstrong sí se dopó en 2009 y 2010, sí que intimidaba a sus compañeros y sí que usaba grandes cantidades de EPO. Dice que sus muestras del Tour del 99 dan los niveles más altos de EPO en sangre que han visto.

Lo único claro que podemos sacar de todo esto es que el tejano busca la indulgencia plenaria para poder volver a competir, y que sigue callando muchísimas cosas. No han querido revelar todo los trucos de los magos. Sólo nos han dicho que no era magia, que había truco. Nadie hace nada, nadie se mueve. Todo sigue igual.

Por Iñaki Pardo- @inakipardot

Publicidad

2 COMENTARIOS

  1. En vista de lo que se ha dado a conocer en los últimos días, cuesta pensar que LA haya pasado a mejor vida, como sugieres. ¿Has checado las noticias en VN, VNation, CN o Biciciclismo? Al menos en los sitios angloparlantes, todos los comentarios de los foristas terminan derivando hacia el Texano. Como dicen ellos mismos, Go figure! Y la renuncia de M Ashenden a CCN, un travesti.

Deja un comentario