El encanto de un verano olímpico

0
4
vistas

Cada cuatro años, en año bisiesto, tenemos Juegos Olímpicos. En ciclismo esta competición no adquirió especial significado hasta que el profesionalismo abordó la gran cita del deporte mundial hace veinte años en Atlanta 1996. Antes, las carreras de carretera se desarrollaban entre amateurs y no pocos pisaron suelo olímpico antes de ser estrellas, el caso de Miguel Indurain en Los Angeles 84 fue el más significativo.

Desde 1996 por eso las tornas cambiaron y cada cuatro años tenemos un verano ciclista muy especial, pues la cuña de las dos carreras olimpicas, crono más ruta, entre Tour y Vueltan provoca que este ciclo se acabe viendo como un todo en el plan de muchas figuras. Ciclistas como Froome, Nairo, Contador o Purito tienen en el punto de mira la cita de Río, pero ahora andan inmersos en el Tour y posteriormente abordarán, salvo sorpresa, la Vuelta. Y atención porque más allá de la carretera, hay pistards en Francia que estarán en Río. De entre los que tenemos conocimiento Mark Cavendish y Bryan Coquard, seguramente nos olvidamos alguno.

Si miramos hacia atrás vemos por eso que es muy complicado mantener el tono por igual en todas las citas. Quien brilla en el Tour, no tiene porqué hacerlo en lo que viene después y viceversa. Ahí va un pequeño repaso.

1996 fue el año que marcó el final de época de Miguel Indurain, quien queda fuera del top ten del Tour que gana Riis, uno de los ciclistas más seguidos en la ruta de Atlanta, pero alejado del trío que se juega un triunfo que se lleva el efectivo Pascal Richard. En la crono Indurain ofrece su última gran actuación semanas antes de dejar la Vuelta que corrió por obligación y que fue un monólogo de los ciclistas de la ONCE aupando a Alex Zulle a lo más alto.

2000 significó el segundo triunfo de Lance Armstrong en el Tour, un triunfo que no cuenta en los anales, pero que influyó en Sidney, pues el americano fue uno de los protagonistas en una crono que se llevó su compañero, el ruso Viatcheslav Ekimov. En la ruta hubo merienda del T Mobile coronando Ullrich en oro por delante de Vinokourov y Kloden. El alemán, segundo en el Tour, dejaría la Vuelta a medias, donde defendía triunfo. Heras ganaría la grande ibérica.

En 2004 seguía el yugo de Armstrong sobre el Tour, pero Atenas deparaba resultados muy diferentes a los de Francia, Paolo Bettini volaba a la sombra del Partenón y Tyler Hamilton cruzaba el punto de no retorno en la crono. Para la Vuelta el cambio de cromos fue notable, Roberto Heras ganaba sobre un Santi Pérez, que no corría, volaba, poniendo en serios aprietos al entonces ciclista del Liberty. Poco después no habría buenas noticias ni para Hamilton ni para Pérez.

2008 fue el verano del grand slam del ciclismo español. Carlos Sastre ganaba el Tour sobreponiéndose al desconcierto de su propio equipo ganando una etapa memorable en Alpe d´ Huez. Días después Sastre sería clave en el éxito de Samuel Sánchez en Pekín e incluso el abulense correría la Vuelta subiendo a un podio que encabezó Alberto Contador, quien en los juegos chicos se quedó a un paso del cajón de la crono que se adjudicó Fabian Cancellara.

El último verano olímpico fue hace cuatro años y tuvo un nombre por encima de todos, el de Bradley Wiggins, ganador del Tour y oro en la crono de Londres. La ruta fue el último gran momento de Vinokourov que fue mucho más listo que Rigoberto Uran en el desenlace. La Vuelta tuvo protagonistas muy diferentes con aquella jornada de Fuente Dé en la que Contador dio el golpe final ante un Purito que parecía tenerlo hecho.

En definitiva, un más de ocho semanas de ciclismo non stop. Por cierto, que os apetece un “veranito olímpico”, aquí tenéis una idea…

1.jpg

Desde el pasado lunes 4 de junio y hasta el jueves 15 de septiembre, cientos de ciclistas distribuidos por más de 30 países se darán cita en la mayor competición de ciclismo virtual de la historia. Se trata de la Bkool Summer Cup, un nuevo concepto de vuelta ciclista que esta vez, toma como escenario los hogares de cada uno de los participantes.
Para la presente edición, la empresa española Bkool ha confeccionado un recorrido de lo más especial, que reúne etapas reales del Tour de Francia, la Vuelta a España, las diferentes pruebas de ciclismo olímpicas de Río 2016 y el Triatlón de Valencia.

Las previsiones de participación se sitúan por encima de los mil corredores repartidos por todo el mundo y lo mejor de todo, es que no necesitarán salir de su casa para participar, pudiendo completar cada uno de los itinerarios reales desde su salón a través del rodillo y simulador de ciclismo Bkool.

Son muchas las marcas que han querido aportar su granito de arena a esta novedosa iniciativa. Orbea y Cofidis por ejemplo, han contribuido con un montón de regalos a sortear entre los participantes, al igual que TowCar, Valencia Triatlón, Planifica tus Pedaladas, Mammoth, Catlike, Ciclosfera o la marca de gafas de sol Northweek.

Es el nacimiento de un nuevo concepto de vuelta ciclista, accesible a todas las edades, sexos y niveles, y que promete dar mucho que hablar a lo largo de este verano. ¿Quién logrará alzarse con el maillot de campeón?

Ya hay más de 1300 inscritos, ¿te sumas?

Más información.

Imagen tomada de www.vavel.com

Deja un comentario