¿En qué lugar quedaría Alberto Contador?

2
19
vistas

Curioso, no hemos hecho más que romper las telarañas de la temporada ciclista, ni siquiera hemos estrenado la primavera con un par de clásicas, tenemos por delante el largo y ancho de la campaña ciclista, que no es poco, y las conjeturas sobre la configuración del pelotón en un futuro inminente llenan y llenan espacios.

Una vez se enfriaron los rumores del fichaje de Peter Sagan por el proyecto de Fernando Alonso, se vuelve a la carga con el eslovaco y su futuro. Ahora el rumor, dicen algunos medios que incluso ya hay firma de por medio, apunta a que Sagan entraría en la órbita de Oleg Tinkov, desencadenando una serie de movimientos en cadena, tipo serpentín, que nos llevan de inicio a preguntarnos si esto es lo más idóneo en vísperas de grandes días para algunos de los implicados en el serial.

Por ejemplo, miremos a Peter Sagan, un ciclista del que está todo dicho y sobre el que todos coinciden en la necesidad de que refrende todo lo mostrado, cuanto antes, ganando un monumento. ¿Sacar ahora toda esta rumorología es lo más adecuado?, ¿se beneficia o se perjudica al ciclista?. ¿Y a su equipo? No seré yo quien responda a estas tres sencillas cuestiones, pues al final lo que se dibuja e intuye como un perjuicio, acaba siendo un beneficio, o al revés.

Los movimientos de Sagan implican a Cannondale, el mecenas de su actual equipo. Y entrar con Tinkov supone entrar en conflicto con Specialized y a su vez con Alberto Contador, e incluso me atrevería a decir que con Saxo Bank –una empresa de cuya cuota en el equipo nadie sabe-. Es decir aquí se impone una cuadratura del círculo que tiene por telón una cuestión que cada vez tenemos más presente, y no es otra que el World Tour se ha convertido en una auténtica guerra de marcas de bicicletas que buscan en el terreno de la competición y las estrellas, la cuota que en los puntos de venta están perdiendo por marcas llegadas de grandes superficies y otros actores metidos a hombres orquesta.

Sin embargo, la marejada que conlleva todo este serial vuelve a romper a los pies de Alberto Contador, como si él fuera el rompeolas de todo lo que se cuece en este deporte. Como si tranquilidad no fuera con él. Contador sin comerlo ni beberlo ve tocada su renovada amistad con Oleg Tinkov, pues el filtrado de estas noticias no suele casual y siempre responde a propósitos variopintos. Se dice que si Cannondale entra con el magnate ruso quedaría una licencia WT por ahí, pululando y que puede ser la puerta de entrada para Fernando Alonso en el máximo circuito con plenas garantías y sin tener que aguantar los favores ni limosna de nadie.

Aunque aplaudamos que Alonso pudiera encontrar aquí el hueco a su proyecto, no deja de ser triste que se tengan que ocasionar tales corrimientos tectónicos para hacerle un espacio a un nuevo y apetitoso inversor. Eso como deporte dice muy poco del ciclismo. En Fórmula 1 son capacees de añadir más escuderías si ello les significa negocio. Aquí todo son pegas. Son formas de verlo.

Foto tomada de www.sykose.com

Publicidad

2 COMENTARIOS

Deja un comentario